EN EL PARAÍSO

EN EL PARAÍSO

Hoy he estado en el paraíso, he odiado a
sus habitantes. Les he deseado el exilio y
lenguajes extraños, porque puedo imaginar
el futuro en sus ojos claros, mientras que yo
sólo tengo presente, oscuro, como mis ojos.
Aún me queda algo de luz para ver que ellos
no mueven los hilos, sólo les ha tocado la
lotería.
Ahora me miras con tus ojos claros, claros
como tu futuro, ya no te odio, pero he
recorrido muchos kilómetros hasta llegar
a este trozo de césped, he gastado muchas
horas para aprender tu idioma, he trabajado
tanto, tanto, tanto que ahora estoy cansada,
no pienso moverme ni un centímetro, no voy
a balbucear ni una de tus palabras, y así
vamos a quedarnos, en el mismo país, en

diferentes mundos.







DATOS DE LA POETA: Albertina Castaño. Albertina nació en un pueblo de casas blancas y mujeres vestidas de negro, hace ya unos cuantos años. Preocupada por su locura, decidió estudiar psicología, a ver si así se curaba; a la vez empezó a conspirar en el ateneo con el nombre más bonito del mundo (Olivo del búho), donde descubrió el anarquismo y se dio cuenta de que no estaba loca. Entonces se dedicó a viajar por España, a trabajar en la hostelería y como profesora y a conspirar, por supuesto, esta vez en la CNT. En Madrid descubrió el diseño gráfico, trabajando para varias editoriales como maquetista, diseñadora e ilustradora. Ahora vive en Holanda, donde trabaja como camarera de piso, estudia inglés y holandés y ha conspirado con anarquistas holandeses. Su primer libro es DONKER, editado por Reflector, una editorial precaria y subterránea.


Mantiene el siguiente blog: http://desordenaelorden.blogspot.com.es/



COMENTARIO: Suponemos que el paraíso al que se refiere Castaño tiene el nombre de Holanda, según los datos de más arriba. Y lo será, suponemos, porque en Holanda hay futuro y ojos claros. Es esta una manera de nombrarlo o incluso de ocultar la realidad. No vemos realmente a los portadores de esos ojos –tampoco en el vídeo que ilustra el poema-, pero podemos imaginar sus cómodas vidas. Una vida desarrollada como en una escalera mecánica. Sin esfuerzo, sin complicaciones, como quien vive en un centro comercial, tan seguro y tan falso, tan pulcro y tan superficial… Frente a ese futuro, un presente oscuro como los ojos de Castaño. Porque oscura es la mirada de las personas que tiene que emigrar por razones económicas. Otra manera de nombrar la pobreza, la inmundicia en el que se resuelven muchos destinos actualmente. No es emigrar, es un exilio económico. Y aunque no conocemos los datos concretos de la biografía de Albertina  Castaño, resulta fácil admitir que su vida no ha sido un camino de rosas  (ya no te odio, pero he/recorrido muchos kilómetros hasta llegar/a este trozo de césped). Tal vez en nombre del amor emprendió su aventura. Sería más amable admitir una historia de amor como el motor de ese viaje al paraíso, pero nos tememos que vivir en el Paraíso no significa pertenecer a él. Los últimos versos atestiguan una situación cotidiana: ¿cuántas realidades conviven en una misma sociedad?, ¿cómo coexisten los dueños de nada con los consumidores convulsivos?, ¿qué mirada soporta las rebajas de enero con un vagabundo pidiendo limosna a las puertas de los cajeros automáticos…? Vivimos en el mismo país, pero los mundos son tan diferentes…, escribe Castaño. Un abismo los separa, aunque ocupen el mismo espacio y el mismo tiempo.
Vivimos en un Paraíso, da igual que estemos en crisis, nuestra sociedad es una Holanda para muchos millones de personas que tiene que exiliarse por razones económicas o de otra índole: guerras, persecución por razones ideológicas o religiosas, de raza, de sexo… Pero no olvidemos que un exilio, no es igual que emigrar. El exiliado se ve forzado a esa situación, a esa expulsión de su propio paraíso, el de su infancia, la de su hogar, la de sus amigos… Por tanto, siempre se produce violentamente y eso no debemos olvidarlo nunca.
En fin, os dejamos esta semana con un poema duro. Aún así, esperamos que despierte alguna conciencia en el lector. Necesitamos despertar de este sueño paradisíaco, porque aunque no lo creamos, solo hay un mundo donde todos vivimos. Un mundo injusto, insolidario…, un mundo que nada tiene que ver con el paraíso, sino más bien con todo lo contrario.

ACTIVIDADES:
  • Visita el blog de la editorial. ¿Qué te parece una editorial como Reflector?, ¿crees que hoy en día se necesitan este tipo de editoriales? Razona tu respuesta.
  • En la página de Reflector aparecen otras reseñas de libros y poemas, vídeos, etc. Elige una de las entradas que te parezca interesante y explica tu elección.
  • Visita la página de Albertina Castaño, tiene pocas entradas, pero elige la que más te guste y explica tu elección.
  • Señala al menos 6 dificultades que encuentra un exiliado al llegar a otro país. 
  • Te proponemos participar en la I Convocatoria Urgente de mail art en la Escuela que aparece a continuación:



  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido
  • También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.

Comentarios

  1. Creo que es el poema que más me ha gustado de este curso.Dice tantas verdades de una manera tan sencilla, sin ira pero con fuerza, con imágenes que nos llegan y nos impactan en su simplicidad..Hablar otra lengua es vivir en otro mundo, es otra de las grandes barreras que tienen que sufrir los que nos llegan.Emocionante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias María por el apoyo. La verdad es que uno no sabe cómo acertar. No conozco a los lectores de este blog, a casi ninguno, claro. Y desconozco vuestros gustos. Por ejemplo, yo creía que los dos últimos poemas de las semanas anteriores tendrían muchos comentarios y alusiones, porque para mí son magníficos. De hecho, he puesto este más "normal" porque algún lector me lo pidió a su manera. De todas maneras, todo depende de cómo me levante el domingo. El criterio, por tanto, es volátil, como los domingos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario