Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 26 de febrero de 2017

LA TREGUA


LA TREGUA



No, no es fácil seguir. De nada valen

las fuerzas que aún nos quedan: esta apariencia inútil

de plenitud que no consigue

hacernos avanzar.



                               Cuando llegamos

al lugar en que ahora

transcurren nuestros días, nos dijimos:

«Es hermosa esta tierra;

hay sol y hay aire limpio; reina el verano; todo,

al parecer, está al alcance

del deseo: las manos

se nos llenan de dones conseguidos

sin dolor y sin lucha. Será bueno

descansar aquí un poco. Tiempo habrá

de proseguir más tarde otra vez el camino».

Y nuestros ojos vieron

pasar soles y lunas, días que iban cumpliéndose

con deliciosa lentitud.

                               El hábito

de la apacible tregua nos ganó

poco a poco el espíritu y el cuerpo.

Y olvidamos al cabo

el afán que nos hizo ser lo que fuimos antes

de haber llegado a este lugar extraño.

Ya no somos los mismos. Permanecen

los viejos gestos, las maneras

antiguas, pero no

nos alienta en el alma aquel desasosiego

que nos moviera antaño a caminar.

Tal vez no sea posible

echarse a andar de nuevo, por más que ya esta calma

dorada, este engañoso cielo azul,

no nos aporten dicha, sino hastío,

y  en el pecho sintamos la añoranza

de los precarios tiempos en que la vida era

desigual, insegura y siempre, siempre,

imprevisible y bella.

                                               El mundo canta

a nuestro alrededor, más en nosotros

calla el silencio. Somos tristes espectadores

de la ajena alegría. Un gran vacío

nos llena el corazón. Y no sabemos

hallar una salida: damos vueltas y vueltas

en torno a nuestra angustia, porque hay algo en nosotros

que se niega a partir y nos impide

encontrar el camino.

                                               Acaso sea

ya tarde para todo. En el cielo se apaga

la luz. Crecen las sombras. Va cayendo

muy deprisa la noche.




DATOS DEL POETA: Eloy Sánchez Rosillo. Murcia, 24 de junio de 1948. Es profesor de literatura española en la Universidad de Murcia, que obtuvo el premio Adonais en 1978 por Maneras de estar solo. Ha publicado su obra completa en el volumen Las cosas como fueron. Poesía completa, 1974-2003. El poema de esta semana pertenece al poemario LA VIDA (1996, Tusquets).



COMENTARIO: No descubro nada si sostengo  que Eloy Sánchez Rosillo es un poeta excepcional. Reflexivo, su poesía parece como una conversación con un familiar al que nos unen muchos lazos, pero que ya vemos muy poco. Sus poemas son charlas sosegadas con alguien que prefiere el silencio y caminar antes que hablar e imponer un discurso. Por eso provocan en el lector ese eco de quietud y de atención tan necesarios para los momentos de la reflexión.
Los poemas de Sánchez Rosillo hay que meditarlos. Aunque usa un lenguaje fácil de entender, su tono es elegíaco y cada palabra, cada verso contiene un poso de sabiduría que hay que asimilar. Hay en estos de LA TREGUA un perfil nítido para presentar al lector qué significa para el poeta este concepto: el hábito de una vida apacible que, un tiempo después, ha pervertido o envilecido lo que antes parecía ideal: “no/ nos alienta en el alma aquel desasosiego/ que nos moviera antaño a caminar”. La tregua, ese remanso de felicidad o alegría de antaño, ya no lo es y la tristeza y el vacío se ha apoderado de la vida diaria.
Uno no sabe nunca qué es preferible,  si encontrar la dicha, si descansar en un paraíso al fin o, en cambio, no dejar de caminar, de buscar, y  no conformarse con ese verano que todo lo llena. Y, sin embargo, no creo que el poeta se refiera a un lugar concreto. Me atrevo a pensar que ese lugar es interior e íntimo. Así lo leo por mi parte. El reproche que supone este poema, la evocación por lo perdido no tiene nada de tregua ya. Nos miramos ante el espejo y este nos muestra todos los autoengaños, nuestra vida complaciente y falsa, vacía de contenido, conformada con lo superficial. Y para colmo, la noche no deja de caer y arrollarnos. Sirva el poema como un aldabonazo contra la quietud y el hastío, ¿estamos todavía a tiempo de escapar de esta calma chicha? Espero que sí.

ACTIVIDADES:
En mi pueblo, los niños cantan estos días: "Esto es Carnaval, no queremos trabajar". Así que no dejo actividades.

domingo, 19 de febrero de 2017

LA FÓRMULA

LA FÓRMULA

Para Iñigo Peciña Begiristain

Hay que estar preparados para lo peor
y disfrutar de lo bueno.
Esa es la fórmula.
Saber que nada es duradero;
que la palabra siempre
es engañosa, falsa, equívoca;
que lo que hoy nos une eternamente,
mañana será polvo, odio quizás, historia de la mala;
que la vida se venga en la felicidad.
Saber que será así, o podrá serlo.
Y vivir como si el tiempo nos debiese algo,
como si fuera nuestro,
exigiéndole al contado todo lo que nos pertenece.


DATOS DEL POETA: Karmelo Iribarren (San Sebastián, 1959). Ha escrito entre otros poemarios, los siguientes: La condición urbana, Serie B, La ciudad, Seguro que esta historia te suena, Las luces interiores. Todos estos en la Editorial Renacimiento. Y Pequeños incidentes, en Visor, por ejemplo. Además de sus Diarios de K., que puedes seguir también en Facebook.


COMENTARIO: Acabo de entrar en su perfil de Facebook, lo último que ha escrito de su Diario de K, Iribarren, es lo siguiente:

"Se mezcla entre la gente para que parezca que él también se dirige a alguna parte". Ignoro si está hablando de sí mismo, pero creo que puede describir el modo como un lector puede identificar a este poeta. Y es que al leerlo, uno piensa: "joder, este tipo es bueno, me habla desde muy cerca, con un lenguaje que entiendo, sin aspavientos, pero no como un amigo condescendiente, sino como un colega que sabe quién soy mejor que yo mismo y de qué va la vida". No en vano la Antología que he manejado para elegir el poema lleva por título Seguro que esta historia te suena. Y claro que nos suena esta música del vasco y por eso aceptamos la fórmula que nos presenta (puede que cuando lo escribió se encontrara en un momento un tanto optimista, porque en general sus posturas son mucho más grises, sus poemas son más lluviosos que el que presentamos aquí esta semana y ya es decir).

Si analizamos la fórmula debemos reconocer su acierto incluso desde el tono elegido y la proximidad desde la que nos habla: estar preparado para lo peor, disfrutar de lo bueno. Parece una enseñanza sencilla, por eso el lenguaje para expresarlo también debe ser sencillo. Aunque esconde toda una filosofía de vida en sus principios éticos, en un par de versos condensa lo mejor del estoicismo y del epicureísmo a la vez. Y para ello no hace falta ponerse remilgados y profundos, basta admitir, como hace en otras de sus entregas del Diario de K, que "gran parte de lo que soy se lo debo a dos o tres bares y a cuatro o cinco libros". Ahí encuentra Iribarren su fulgor poético. Lo que nos recuerda una de las características necesaria de la poesía con mayúscula, la que se hace desde la autenticidad y no de la impostura, la que se nutre de lo que se ha mamado, de lo que se ha perdido, de lo que se ha vivido en definitiva. Si se hace desde las entrañas, la poesía no puede defraudar, aunque no tenga aparente rima, aunque abuse del lenguaje convencional, aunque parezca que esta forma de escribir es fácil y cualquiera pueda hacerlo. Nada más lejos de la realidad.
El gran hallazgo de la poesía de Iribarren y de este poema es haber sido escrito desde el centro mismo de su propia vida. Y como se conoce, lo que hace, todo lo que escribe (aunque reconozca que "la palabra siempre es engañosa", que la poesía no da para más), lo hace con pasión: "como si el tiempo nos debiese algo". La única manera de vivir y que hace soportable la existencia, aunque la vida se vengue en la felicidad. (Este verso, que contiene un aforismo en toda regla, merece grabarse en la memoria de cualquier lector que se precie, en mi caso forma parte de mi vida desde hace muchos años). Espero en cualquier caso que seamos capaces de aprender el secreto de esta fórmula que contiene lo mejor de un poeta tan interesante como cualquier persona con la que nos cruzamos cada día o que nos mira al espejo cada mañana. Ignorar que puede ser así, nos convierte en ciegos respecto a la realidad que nos rodea o que nos refleja al lavarnos la cara cada mañana.


ACTIVIDADES:
  • ¿Qué te parece el lenguaje coloquial del poema?, ¿te gusta este estilo? Razona tu respuesta.
  • ¿Por qué la vida se venga en la felicidad?
  • Busca información sobre los principios éticos del epicureísmo y del estoicismo.
  • En este mismo blog apareció VIEJA BAJO LA TORMENTA, pincha aquí. ¿Cuál te ha gustado más? Justifica tu elección.
  • ¿Encuentras alguna relación entre ambos poemas?
  •  También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido

lunes, 13 de febrero de 2017

CANSANCIO

Cansado.
¡Sí!
Cansado
de usar un solo bazo,
dos labios,
veinte dedos,
no sé cuántas palabras,
no sé cuántos recuerdos,
grisáceos,
fragmentarios.

Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabré si es el mismo
que usé mientras vivía.

Cansado.
¡Sí!
Cansado
por carecer de antenas,
de un ojo en cada omóplato
y de una cola auténtica,
alegre,
desatada,
y no este rabo hipócrita,
degenerado,
enano.

Cansado,
sobre todo,
de estar siempre conmigo,
de hallarme cada día,
cuando termina el sueño,
allí, donde me encuentre,
con las mismas narices
y con las mismas piernas;
como si no deseara
esperar la rompiente con un cutis de playa,
ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,
acariciar la tierra con un vientre de oruga,

y vivir, unos meses, adentro de una piedra.

DATOS DEL POETA. Oliverio Girondo, ya ha aparecido en este blog en más ocasiones. Y siempre hemos remitido al mismo blog para conocer su vida y su obra. Pincha aquí.

(Por cierto, si algún lector necesita un poema de amor, por eso de las efemérides, le remitimos a otro poema de Girondo, Poema 12, insuperable o también, ¡TODO ERA AMOR!).

COMENTARIO: Hace tiempo que sin interrupción cada domingo subo un poema..., pero uno se cansa, no de la poesía, pero sí de uno mismo. Por eso necesitaba desconectar, estar con la familia, compartir experiencias inolvidables con mis hijos, mirar desde su altura, desde su capacidad de asombro. Y claro, uno vive así durante unas horas y entonces piensa en su propia vida y encuentra el verdadero cansancio. El verdadero cansancio de usar un solo brazo (que aunque sea el izquierdo necesita del otro para abrazar de una manera sincera), no sé cuántas palabras, casi siempre las mismas, repetidas, gastadas, sin sentido. Girondo lleva lejos su análisis del cansancio y profundiza, sin aparente gravedad, sobre algo que debería alarmarnos, ¿qué apariencia tendrá nuestro esqueleto cuando nos desnudemos y tengamos que reconocer que lo hemos aprovechado tan poco? En estos tiempos, estamos obsesionados con cuidarlo y nos olvidamos de vivir, dedicándole tanta atención innecesaria. 
Por otro lado, el poeta con su elocuente verborrea, tan característica, tan rica y arrebatadora, nos proporciona posibles salidas a este hartazgo de sí mismo mediante imágenes irónicas o incluso chistosas, como las de la tercera estrofa. Pero después, en la última, bajo nuestro punto de vista, cambia el tono, no sin antes reiterar el sentido de su cansancio (Cansado,/sobre todo,/de estar siempre conmigo). Y a lo que nos invita no es baladí. A mí me parece que no se puede invitar de mejor modo que Girondo a superar el cansancio. Como él dice: esperar la rompiente con un cutis de playa,/ ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,/ acariciar la tierra con un vientre de oruga. Hay una intencionalidad clara de formar parte de la naturaleza, de su belleza, de su sabiduría, de su ciclo vital y eternoo. Y si esto no fuera posible, por metafórico, nos queda el verso final: vivir, unos meses, adentro de una piedra. Lo siento, pero para mí, esto es posible. La piedra, a veces, es sinónimo de familia y también puede ser mi estado natural, porque yo por corazón tengo una piedra que late con cierta regularidad.

ACTIVIDADES:

  • ¿Por qué la tercera estrofa es humorística? ¿Qué te parece este tipo de recurso, casi un chiste, en un poema?
  • Busca el poema 12 de Girondo y TODO ERA AMOR, en este mismo blog (pincha en los enlaces), ¿cuál te parece más adecuado para felicitar San Valentín? Justifica tu elección.
  • ¿Cuándo una persona puede estar cansada de sí misma?, ¿crees qué es frecuente? ¿Qué otras soluciones se te ocurren?
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido

  •  También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.

domingo, 5 de febrero de 2017

INVOCACIÓN

INVOCACIÓN

Qué otras vidas más hondas sofoquen mi nostalgia
y que el don del valor me sea concedido.
Que el amor se engrandezca y sea fiel y dure
y que ajenos paisajes impidan la tristeza.
Que el olvido y la muerte, que el tiempo y el dolor
formen por esta vez en el bando vencido.
Que las luces se apaguen, y en la noche del cine
una breve mentira nos convierta en más vivos.





DATOS DEL POETA. Es la tercera vez, que yo recuerde, que subo un poema de Carlos Marzal, así que supongo que será uno de los poetas que más veces han aparecido en mi blog. Remito a esas otras entradas para conocer algo sobre la vida y la obra del poeta valenciano (pincha aquí o aquí).

En este otro enlace encontraréis muchos aforismos del autor: http://carlos-marzal.blogspot.com.es/


COMENTARIO: Hoy tocaba cine. Porque ayer tocó Gala de los Premios Goya y todavía estamos bajo los efectos de los flashes y la alfombra roja en el sofá. Por eso, al levantarme esta mañana recordé este poema inaugural de uno de los libros fundamentales de mi condición de lector: El último de la fiesta (poseo la edición de Renacimiento, del año, 1987, con error en la página 53, que aparece repetida...). Recordaba con cierta nitidez los últimos versos, esa voluntad de utilizar el cine para evadirse, para engañarnos con mentiras que, sin embargo, nos convierte en más vivos, en más valientes, en más fieles, en una persona menos triste, a veces.
Sin embargo, lo he subido inspirado por algunos momentos mágicos que nos han regalado a todos los espectadores ciertos discursos, como los de J. A. Bayona, como los de Silvia Pérez Cruz o Roberto Álamo. 
La cantante cantó un pequeño fragmento de No hay tanto pan (pertenece a la banda sonora de Cerca de tu casa) la letra merecería un comentario por sí mismo (te roban y te quitan y lo que no tienes también te lo quitan), pero si nos detenemos en la música, en la belleza de esa voz a capella estaríamos de acuerdo en que solo por estar en presencia de una cantante de tal calibre, merece la pena sumergirse en una sala de cine, aunque me temo que saldríamos más tristes aún de esa sala. Pero también más indignados con los que permiten los desahucios y, tal vez, el don del valor nos fuera concedido, como reclama Marzal en su poema. Y para eso sirve el cine.
Roberto Álamo, ganador de la estatuilla al mejor actor protagonista, nos recordó un dato atroz. Quise entender que solo el 8% de los actores viven de su trabajo. Si es cierto el dato, si mi oído no me falló, porque se hizo alusión en otro momento a ese dato, la cifra nos debería dejar helados. ¿Cuántas personas, actores y actrices, que llevan años preparando su carrera con rigor y entusiasmo tienen que compaginar su talento con otros tipos de trabajos? Imagino sus vidas, repletas de fracasos, incomprensión por parte de los que les rodean y que no entienden como una persona pretende vivir del arte en estos tiempos de penuria. Es desolador imaginar su vida cotidiana y pensar que, tal vez, algún día nos hagan sentir tras la pantalla que el olvido y la muerte, que el tiempo y el dolor no nos vencerán, porque ellos, con sus gestos, con sus acciones y sus palabras (después de años infructuosos y en el más ruin de los anonimatos) nos habrán colocado en el bando vencedor. 
Pero sobre todo, me he acordado del poema de Marzal por unas breves palabras de Jota Bayona (como le decían todos sus compañeros). Como de pasada, uno de los mejores directores actuales en el mundo, afirmó que la hay que apoyar el cine, porque el cine es cultura y la cultura es lo mejor del ser humano. ¡Parece tan simple de admitir! La antropogénesis lo demuestra, en el proceso de humanización (no confundir con el de hominización, que no nos separa ni un ápice de nuestro primos los monos) la cultura, la música, el arte, la literatura, la capacidad de contar historias, de inventarnos nuestra propia realidad fue fundamental para llegar a ser hombres. Hombres, no monos todavía. Renunciar a este universo simbólico, rechazar la cultura, ser incapaz de sentir la belleza de unas notas o de unas manchas en un lienzo, prescindir de la poesía o, simplemente no ver cine de calidad, nos aleja de nuestra condición humana y nos acerca a nuestra parte simiesca. Y, en fin, reconocer que no se tiene tiempo para ir al cine, ni ver cine español, por inclusión, supone admitir sin pudor que se pertenece más bien al planeta de los simios que a los que conforman la humanidad. 

ACTIVIDADES:

  • Lee de Carlos Marzal los otros dos poemas que aparecen es este blog. ¿Cuál te gusta más? ¿Puedes establecer alguna característica común entre ellos? ¿Qué tipo de persona crees que es el autor de estos poemas? Explica tu posición citando versos de cada poema que te ha servido para definir los rasgos de su personalidad.
  • Busca los discursos que se citan en el apartado de Comentario (pincha aquí para buscarlos). ¿Cuál de ellos te ha emocionado más? Razona tu respuesta.
  • Busca información sobre Silvia Pérez Cruz y elige algunas de las canciones que te hayan gustado de ella.
  • ¿Qué perdería la humanidad si todos los hombres renunciamos al cine?
  • ¿Crees que la cultura en general, y la literatura o la poesía en particular nos hace más vivos, como dice el poeta respecto al cine?
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido

  • También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.