Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

LA TREGUA

LA TREGUA


No, no es fácil seguir. De nada valen
las fuerzas que aún nos quedan: esta apariencia inútil
de plenitud que no consigue
hacernos avanzar.


Cuando llegamos
al lugar en que ahora
transcurren nuestros días, nos dijimos:
«Es hermosa esta tierra;
hay sol y hay aire limpio; reina el verano; todo,
al parecer, está al alcance
del deseo: las manos
se nos llenan de dones conseguidos
sin dolor y sin lucha. Será bueno
descansar aquí un poco. Tiempo habrá
de proseguir más tarde otra vez el camino».
Y nuestros ojos vieron
pasar soles y lunas, días que iban cumpliéndose
con deliciosa lentitud.
El hábito
de la apacible tregua nos ganó
poco a poco el espíritu y el cuerpo.
Y olvidamos al cabo
el afán que nos hizo ser lo que fuimos antes
de haber llegado a este lugar extraño.
Ya no somos los mismos. Permanecen
los viejos gestos, las maneras
antiguas, pero no
nos alienta en el alma aquel desasosiego
que nos moviera antaño a caminar.
Tal vez no sea posible
echarse a andar de nuevo, por más que ya esta calma
dorada, este engañ…

LA FÓRMULA

LA FÓRMULA

Para Iñigo Peciña Begiristain
Hay que estar preparados para lo peor
y disfrutar de lo bueno.
Esa es la fórmula.
Saber que nada es duradero;
que la palabra siempre
es engañosa, falsa, equívoca;
que lo que hoy nos une eternamente,
mañana será polvo, odio quizás, historia de la mala;
que la vida se venga en la felicidad.
Saber que será así, o podrá serlo.
Y vivir como si el tiempo nos debiese algo,
como si fuera nuestro,
exigiéndole al contado todo lo que nos pertenece.


DATOS DEL POETA: Karmelo Iribarren (San Sebastián, 1959). Ha escrito entre otros poemarios, los siguientes: La condición urbana, Serie B, La ciudad, Seguro que esta historia te suena, Las luces interiores. Todos estos en la Editorial Renacimiento. Y Pequeños incidentes, en Visor, por ejemplo. Además de sus Diarios de K., que puedes seguir también en Facebook.

COMENTARIO: Acabo de entrar en su perfil de Facebook, lo último que ha escrito de su Diario de K, Iribarren, es lo siguiente:
"Se mezcla entre la gente para que par…

CANSANCIO

Cansado. ¡Sí! Cansado de usar un solo bazo, dos labios, veinte dedos, no sé cuántas palabras, no sé cuántos recuerdos, grisáceos, fragmentarios.
Cansado, muy cansado de este frío esqueleto, tan púdico, tan casto, que cuando se desnude no sabré si es el mismo que usé mientras vivía.
Cansado. ¡Sí! Cansado por carecer de antenas, de un ojo en cada omóplato y de una cola auténtica, alegre, desatada, y no este rabo hipócrita, degenerado, enano.
Cansado, sobre todo, de estar siempre conmigo, de hallarme cada día, cuando termina el sueño, allí, donde me encuentre, con las mismas narices y con las mismas piernas; como si no deseara esperar la rompiente con un cutis de playa, ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia, acariciar la tierra con un vientre de oruga,
y vivir, unos meses, adentro de una piedra.
DATOS DEL POETA. Oliverio Girondo, ya ha aparecido en este blog en más ocasiones. Y siempre hemos remitido al mismo blog para conocer su vida y su obra. Pincha aquí.
(Por cierto, si algún lector necesita un poema de amor, por eso de la…

INVOCACIÓN

INVOCACIÓN

Qué otras vidas más hondas sofoquen mi nostalgia
y que el don del valor me sea concedido.
Que el amor se engrandezca y sea fiel y dure
y que ajenos paisajes impidan la tristeza.
Que el olvido y la muerte, que el tiempo y el dolor
formen por esta vez en el bando vencido.
Que las luces se apaguen, y en la noche del cine
una breve mentira nos convierta en más vivos.





DATOS DEL POETA. Es la tercera vez, que yo recuerde, que subo un poema de Carlos Marzal, así que supongo que será uno de los poetas que más veces han aparecido en mi blog. Remito a esas otras entradas para conocer algo sobre la vida y la obra del poeta valenciano (pincha aquí o aquí).
En este otro enlace encontraréis muchos aforismos del autor: http://carlos-marzal.blogspot.com.es/

COMENTARIO: Hoy tocaba cine. Porque ayer tocó Gala de los Premios Goya y todavía estamos bajo los efectos de los flashes y la alfombra roja en el sofá. Por eso, al levantarme esta mañana recordé este poema inaugural de uno de los libros fundamental…