LETANÍA DEL CIEGO QUE VE


Que este celeste pan del firmamento

me alimente hasta el último suspiro.

Que estos campos tan fieros y tan puros

me sean buenos, cada día más buenos.

Que si en tiempo de estío se me encienden las manos

con cardos, con ortigas, que al llegar el invierno

los sienta como escarcha en mi tejado.



Que cuando me parezca que he caído,

porque me han derribado,

sólo esté arrodillándome en mi centro.

Que si alguien me golpea muy fuerte

sólo sienta la brisa del pinar, el murmullo

de la fuente serena.

Que si la vida es un acabar,

cual veleta, chirriando en lo más alto,

allá arriba me calme para siempre,

se disuelva mi hierro en el azul.

Que si alguien, de repente, vino para arrancarme

cuanto sembré y planté llorando por las nubes,

me torne en nube yo, me torne en planta,

que sean aún semillas mis dos ojos

en los ojos sin lágrimas del perro.



Que si hay enfermedad sirva para curarme,

sea sólo el inicio de mi renacimiento.

Que si beso y parece que el labio sabe a muerte,

amor venza a la muerte en ese beso.

Que si rindo mi mente y detengo mis pasos,

que si cierro la boca para decirte todo,

y dejo de rozar tu sangre ya sembrada,

que si cierro los ojos y venzo sin luchar

(victoria en la que nada soy ni obtengo),

te tenga a ti, silencio de la cumbre,

o a ese sol abatido que es la nieve,

donde la nada es todo.



Que respirar en paz la música no oída

sea mi último deseo, pues sabed

que, para quien respira

en paz, ya todo el mundo

está dentro de él y en él respira.

Que si insiste la muerte,

que si avanza la edad, y todo y todos

a mi alrededor parecen ir marchándose deprisa,

me venza el mundo al fin en esa luz

que restalla.





Y su fuego

me vaya deshaciendo como llama

de vela: despacio, muy despacio,

como giran arriba extasiados los planetas.



DATOS DEL POETA:  Antonio Colinas es poeta, narrador, ensayista y traductor español, nacido en La Bañeza (León) el 30 de enero de 1946. Como él mismo reconoce en su poética, en la creación poética debe existir siempre una fusión de vida y escritura. Y esto se aprecia en obras como Poemas de la tierra y de la sangre, Preludios a una noche total, Sepulcro en Tarquinia, Noche más allá de la noche y Canciones para una música silente, y en el último libro Memorias del estanque (Siruela). En 2016 obtuvo el prestigioso Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. 


Página oficial: http://www.antoniocolinas.com/index.html

COMENTARIO: A veces los poemas, diseñados con una estética concreta, siguiendo un orden establecido que marca el tono y la respiración del poema, sirven para contar muchas otras cosas. Porque a veces los poemas enseñan. Enseñan una forma de entender la vida, una manera de afrontar sus vicisitudes y los extravíos que produce ese haber venido al mundo con todas las consecuencias ineludibles para cualquier persona que intenta vivir dignamente. 
En este poema de Colinas se describe una ética en toda regla. Una serie de valoraciones a la hora de confrontar los contratiempos que cualquiera puede sufrir en su día a día. El paso del tiempo, la enfermedad,  los golpes y las humillaciones, o esa imagen implacable que compone con las ortigas del invierno... Y es que el poeta nos señala las claves para poder soportar esa existencia. Cosas sencillas: mirar el cielo, respirar en el campo, aprender a ser ligero frente al dolor gratuito, porque "la nada es todo" y se posee una paz interior que trasmuta el dolor en una posibilidad de crecimiento o la finitud del amor en un antídoto contra la muerte.
Defiende Antonio Colinas que en su poética, en su forma de entender la poesía, debe haber una correspondencia, un fusión entre la vida y la escritura. Si es así, estamos ante una persona digna de admiración, un modelo a imitar. Porque estoy seguro de que él no está ciego, que más bien ha identificado la ceguera del mundo que nos rodea y nos brinda un faro al que arrimarnos para llegar a una orilla calma y agradable. En estos tiempos que corren, hallar esa tierra acogedora no es poco. Que sus palabras nos llenen de serenidad en este tiempo que recibimos palos de ciego por todas partes.


ACTIVIDADES
  • Visita la página del autor y elige otro poema del mismo. Explícalo con tus palabras.
  • Busca los significados de letanía en un diccionario. ¿Qué significado se amolda mejor al poema de esta semana? Explica tu elección.
  • Explica el sentido del título del poema. Inventa otro título para el poema.
  • Extrae con tus palabras los principios éticos que rigen la vida del protagonista del poema.
  • ¿Crees que la poesía puede servir para enseñar algo sobre la vida? ¿Por qué puede ser más efectiva que un ensayo, por ejemplo?
  • Deja un comentario en esta entrada si te apetece, después de leer dicho poema.

Comentarios

  1. No hay peor ciego que aquel que no quiere ver!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Pero la ceguera es global o los que actúan, piensan y sienten como esa persona del poema, le llamamos locos o ciegos. Pero, quiénes son los ciegos en realidad? Yo lo tengo claro.

      Eliminar
  2. Este poema es una preciosa reflexión sobre la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu valoración. Dejar un comentario , por breve que sea nos llena de vida para continuar.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Quizás, por ahora, (y digo esto porque me temo que me faltan algunas lecturas más del poema, en ello sigo) lo mejor, lo que más me ha impactado sea el título.
    letanía
    nombre femenino
    1.
    Oración dialogada compuesta por una serie de súplicas o invocaciones breves a Dios o a los santos que una persona recita o canta y que las demás personas que participan en la oración repiten o contestan.
    "las letanías de los santos; en las letanías hay un solista al que el pueblo responde"

    ..."y que las demás personas que participan...repiten o contestan"

    A lo mejor hasta inconscientemente, el autor con este título nos concede un protagonismo, casi una coautoría. A que sí?
    Ea!! Todos poetas!, ja, algo pasivos, pero poetas. Ja ja.

    Y, como lícita, pues, coautora del poema, por qué no apostar por otro posible título?, aunque, claro!, si cambia el título, adiós al supuesto. No creen que "AMÉN" podría haber encajado también?

    ciego, ciega
    adjetivo/nombre masculino y femenino
    1.
    Que no ve por estar privado del sentido de la vista.
    "ojos ciegos; mendigo ciego; ayudó al ciego a orientarse en la ciudad"
    2.
    adjetivo
    Que no es capaz de percibir, comprender o darse cuenta de una cosa que es patente y manifiesta.
    "muchos de los de entonces fuimos ciegos y nos faltó perspicacia para reconocer el sentido último de las canciones de los cantautores"

    El "ciego" de nuestro título responde a la segunda acepción, entiendo. Y cuando dice que ve, pues, dice que es capaz de comprender lo evidente.

    Letanía del ciego que ve, Letanía del ciego que ve, ES BRUTAL. Tenía que ser éste. Qué título!!!

    Gracias por todo esto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted por la resolución de una de las actividades. Creía que nadie las hacía... Y ahora viene usted y me vuelve a cambiar la perspectiva. Cosa que agradezco como buen lector de Ortega, por ejemplo. Por cierto, como no la conozco, no sé si sabe de esta iniciativa que también conjugo desde mi centro: https://mailartenlaescuela.blogspot.com.es/
      Las bases son estas: https://mailartenlaescuela.blogspot.com.es/2017/12/bases-de-la-ii-convocatoria-urgente-de.html

      Y lo mejor (seguro que en esto coincidimos ambos):

      No dinero / No selección

      No jurado / No devolución

      Eliminar
    2. Lo conozco. LIBERTAD DE EXPRESIÓN. Ojalá se me ocurriera algo y alcanzara a participar. Gracias, por la invitación.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  4. Miren qué maravilla me encontré. Quizás ya lo conozcan, siendo de Víctor Hugo, pero yo recién lo descubro. No sé, me pareció que podía casar con el poema de esta semana.


    "En el poema hace una verdadera hoja de ruta para una vida plena, justa, solidaria y feliz. Una vida humana vivida entre humanos."

    TE DESEO

    Te deseo primero que ames,

    y que amando, también seas amado.

    Y que, de no ser así, seas breve en olvidar

    y que después de olvidar, no guardes rencores.

    Deseo, pues, que no sea así, pero que sí es,

    sepas ser sin desesperar.

    Te deseo también que tengas amigos,

    y que, incluso malos e inconsecuentes

    sean valientes y fieles, y que por lo menos

    haya uno en quien confiar sin dudar.

    Y porque la vida es así,

    te deseo también que tengas enemigos.

    Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,

    para que, algunas veces, te cuestiones

    tus propias certezas. Y que entre ellos,

    haya por lo menos uno que sea justo,

    para que no te sientas demasiado seguro.

    Te deseo además que seas útil,

    más no insustituible.

    Y que en los momentos malos,

    cuando no quede más nada,

    esa utilidad sea suficiente

    para mantenerte en pie.

    Igualmente, te deseo que seas tolerante,

    no con los que se equivocan poco,

    porque eso es fácil, sino con los que

    se equivocan mucho e irremediablemente,

    y que haciendo buen uso de esa tolerancia,

    sirvas de ejemplo a otros.

    Te deseo que siendo joven no

    madures demasiado de prisa,

    y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,

    y que siendo viejo no te dediques al desespero.

    Porque cada edad tiene su placer

    y su dolor y es necesario dejar

    que fluyan entre nosotros.

    Te deseo de paso que seas triste.

    No todo el año, sino apenas un día.

    Pero que en ese día descubras

    que la risa diaria es buena, que la risa

    habitual es sosa y la risa constante es malsana.

    Te deseo que descubras,

    con urgencia máxima, por encima

    y a pesar de todo, que existen,

    y que te rodean, seres oprimidos,

    tratados con injusticia y personas infelices.

    Te deseo que acaricies un perro,

    alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero

    erguir triunfante su canto matinal,

    porque de esta manera,

    sentirás bien por nada.

    Deseo también que plantes una semilla,

    por más minúscula que sea, y la

    acompañes en su crecimiento,

    para que descubras de cuantas vidas

    está hecho un árbol.

    Te deseo, además, que tengas dinero,

    porque es necesario ser práctico,

    Y que por lo menos una vez

    por año pongas algo de ese dinero

    frente a ti y digas: “Esto es mío”.

    sólo para que quede claro

    quién es el dueño de quién.

    Te deseo también que ninguno

    de tus defectos muera, pero que si

    muere alguno, puedas llorar

    sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

    Te deseo por fin que, siendo hombre,

    tengas una buena mujer, y que siendo

    mujer, tengas un buen hombre,

    mañana y al día siguiente, y que cuando

    estén exhaustos y sonrientes,

    hablen sobre amor para recomenzar.

    Si todas estas cosas llegaran a pasar,

    no tengo más nada que desearte.

    Cuando dice: "Te deseo que acaricies un perro,

    alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero

    erguir triunfante su canto matinal,

    porque de esta manera,

    sentirás bien por nada.", se acuerda de lo que le comentaba en otra ocasión de la necesidad de infinidad de cosas inútiles, como la poesía, por ejemplo? Pues al leer esto del gato y los pájaros me acordé.

    Este Víctor Hugo confinó toditos todos los deseos de la lámpara en su brillante poema.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

  5. Me siento obligada a rectificar la autoría de este último poema. Al parecer no es de Víctor Hugo sino de Sergio Jockyman .

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. "(...)sabed
    que, para quien respira
    en paz, ya todo el mundo
    está dentro de él y en él respira."

    A mí me ha traído a Enric Montefusco y su "todo para todos":
    https://www.youtube.com/watch?v=hTO4NBg9Y4E

    Gracias por el poema y por mantener este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y de todo eso que apunta Enric Montefusco yo me conformaría con la vocación inscrita en la frente y esa casa de campo como girasol.
      Gracias por el apunte de " Todo para todos"

      Eliminar
    2. Hijas del viento


      Han venido.
      Invaden la sangre.
      Huelen a plumas,
      a carencia,
      a llanto.
      Pero tú alimentas al miedo
      y a la soledad
      como a dos animales pequeños
      perdidos en el desierto.

      Han venido
      a incendiar la edad del sueño.
      Un adiós es tu vida.
      Pero tú te abrazas
      como la serpiente loca de movimiento
      que sólo se halla a sí misma
      porque no hay nadie.

      Tú lloras debajo de tu llanto,
      tú abres el cofre de tus deseos
      y eres más rica que la noche.

      Pero hace tanta soledad
      que las palabras se suicidan.

      Alejandra Pizarnik.

      Eliminar
    3. Me dejáis sin palabras que añadir. Solo diré que me encanta estos comentarios vuestros: sugerentes, enriquecedores y que me demuestran que me queda mucho por aprender. Así que agradecido de veras, porque aprender es lo que más aprecio. ¡Ay de mi tristeza acompañada siempre de leves sonrisas alrededor! Esta semana me siento afortunado...

      Eliminar
    4. La jaula

      Afuera hay sol.
      No es más que un sol
      pero los hombres lo miran
      y después cantan.

      Yo no sé del sol.
      Yo sé la melodía del ángel
      y el sermón caliente
      del último viento.
      Sé gritar hasta el alba
      cuando la muerte se posa desnuda
      en mi sombra.

      Yo lloro debajo de mi nombre.
      Yo agito pañuelos en la noche
      y barcos sedientos de realidad
      bailan conmigo.
      Yo oculto clavos
      para escarnecer a mis sueños enfermos.

      Afuera hay sol.
      Yo me visto de cenizas.

      Alejandra Pizarnik

      Eliminar
    5. Pizarnik es una de mis autoras preferidas. Y creo que no he puesto nada de ella aún... Aunque sus Diarios es lo que me apasiona de verdad, no sé si será muy duro para el alumnado. Me lo pienso y al menos vosotros disfrutaréis con la entrega. Gracias por estar ahí.

      Eliminar
    6. Los Placeres Prohibidos

      Diré cómo nacisteis, placeres prohibidos,
      Como nace un deseo sobre torres de espanto,
      Amenazadores barrotes, hiel descolorida,
      Noche petrificada a fuerza de puños
      Ante todos, incluso el más rebelde,
      Apto solamente en la vida sin muros.

      Corazas infranqueables, lanzas o puñales,
      Todo es bueno si deforma un cuerpo;
      Tu deseo es beber esas hojas lascivas
      O dormir en esa agua acariciadora.
      No importa;
      Ya declaran tu espíritu impuro.

      No importa la pureza, los dones que un destino
      Levantó hacia las aves con manos imperecederas;
      No importa la juventud, sueño más que hombre,
      La sonrisa tan noble, playa de seda bajo la tempestad
      De un régimen caído.
      Placeres prohibidos, planetas terrenales,
      Miembros de mármol con sabor de estío,
      Jugo de esponjas abandonadas por el mar,
      Flores de hierro resonantes como el pecho de un hombre.

      Soledades altivas, coronas derribadas,
      Libertades memorables, manto de juventudes;
      Quien insulta esos frutos, tinieblas en la lengua;
      Es vil como un rey, como sombra de rey
      Arrastrándose a los pies de la tierra
      Para conseguir un trozo de vida.

      No sabía los límites impuestos,
      Límites de metal o papel,
      Ya que el azar le hizo abrir los ojos bajo una luz tan alta
      Adonde no llegan realidades vacías,
      Leyes hediondas, códigos, ratas de paisajes derruidos.

      Extender entonces la mano
      Es hallar una montaña que prohíbe,
      Un bosque impenetrable que niega,
      Un mar que traga adolescentes rebeldes.

      Pero si la ira, el ultraje, el oprobio y la muerte,
      Ávidos dientes sin carne todavía,
      Amenazan abriendo sus torrentes,
      De otro lado vosotros, placeres prohibidos,
      Bronce de orgullo, blasfemia que nada precipita,
      Tendéis en una mano el misterio,
      Sabor que ninguna amargura corrompe,
      Cielos, cielos relampagueantes que aniquilan.

      Abajo, estatuas anónimas,
      Sombras de sombras, miseria, preceptos de niebla;
      Una chispa de aquellos placeres
      Brilla en la hora vengativa.
      Su fulgor puede destruir vuestro mundo.

      Luis Cernuda.

      Eliminar
  7. León Felipe, otro como Pizarnic, pura ' alegría de vivir', ja.

    Maravilloso, igualmente.

    Por la manchega llanura
    se vuelve a ver la figura
    de Don Quijote pasar.

    Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
    y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
    va cargado de amargura,
    que allá encontró sepultura
    su amoroso batallar.
    Va cargado de amargura,
    que allá «quedó su ventura»
    en la playa de Barcino, frente al mar.

    Por la manchega llanura
    se vuelve a ver la figura
    de Don Quijote pasar.
    Va cargado de amargura,
    va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

    ¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
    en horas de desaliento así te miro pasar!
    ¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
    y llévame a tu lugar;
    hazme un sitio en tu montura,
    caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
    que yo también voy cargado
    de amargura
    y no puedo batallar!

    Ponme a la grupa contigo,
    caballero del honor,
    ponme a la grupa contigo,
    y llévame a ser contigo
    pastor.

    Por la manchega llanura
    se vuelve a ver la figura
    de Don Quijote pasar...

    🎶 Serrat 🎶 , como todo lo que canta, lo vuelve insuperable.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario