Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 12 de marzo de 2017

S/T

HAY días entre fechas
que no existen.
Días sin sonidos,
sin canciones.
Noches con un trozo
de luz que los persigue.

Hay días entre fechas
en que no estuve aquí,
en que no respiré
ni llegué a tiempo de subir.

Hay días entre fechas
a los que aún, hoy,
no he sobrevivido.


DATOS DE LA POETA: Olga Valenzuela (Córdoba, 1974). Es licenciada en Filología por la Universidad de Córdoba. Actualmente compagina con la docencia su actividad literaria. Este poema pertenece a La luna de anoche (Tierra de Nadie, Editores). Puedes encontrar más datos sobre Valenzuela y su obra en la página oficial de esta editorial gaditana, pincha aquí. Puedes leer más poemas de ella, aquí.
En twitter, puedes encontrarla bajo el perfil @ojalaelsol.

COMENTARIO: ¿Existen todos los días por igual?, ¿poseen valor por sí mismos cada uno de ellos? O por el contrario, ¿hay días entre fechas que son materia de olvido: días sin nombre propio, sin canciones o como he oído decir muchas veces, días sordos? Parece que la poeta cordobesa nos descubre esos días inocuos, superficiales, quizás. El cansancio, la resaca de otros días más vividos, señalados en rojo en el calendario de nuestra piel se contraponen a estos días sin apariencia, en los que daba igual estar, subir o incluso respirar.
Y, sin embargo, Valenzuela nos hace parar mientes y no deja zanjado el asunto. Con un tono melancólico, incluso triste, este poema sin título de Olga Valenzuela nos mueve a la reflexión en el último momento: hay días entre fechas/ a los que aún, hoy/ no he sobrevivido. Esos días sin fecha marcan también el sentido de nuestra existencia. Por eso los rescata la cordobesa en su poema, para reivindicar la importancia de los mismos. Hay mucha hondura en estas tres estrofas, por tanto. El lector debe estar atento siempre, y debe levantar la cabeza, distanciarse y pensar, para sentir mejor, para explorar mejor las palabras que tan inteligentemente a colocado Valenzuela en el lugar correcto.
Imagino a la autora en clase, delante de su alumnado, leyendo este poema u otros. E imagino como inocula la literatura, la poesía, la palabra en su auditorio. Seguro que entienden que el corazón, aunque esté roto, es un músculo inteligente, con capacidad para hacernos pensar en las cosas que verdaderamente importan, un órgano capaz de diferenciar lo superfluo de lo que vale la pena. Como, por ejemplo, pasar un día con los amigos. Esta simpleza supone admitir que hay días que merecen formar parte imborrable de la memoria. Ese es el único modo de dar sentido a los otros días (a los días a los que se refiere el poema) y así sobreviviremos a los días sin música, porque será el momento de que esa luz que los persigue encuentre cobijo en nuestra memoria.
Gracias Olga por el poema y por la generosidad con este blog por tu parte.

ACTIVIDADES:
  • Inventa un título para el poema. Explica tu elección.
  • En el blog citado arriba en DATOS DE LA POETA, la escritora afirma: "Y eso era necesario. Como escribir estos poemas, necesarios para sobrevivir, para comer, para seguir, para encontrar mi casa". ¿Crees qué la poesía es necesaria para sobrevivir?
  • Visita el enlace de la editorial para conocer un poco mejor la obra y a la poeta (pincha aquí), ¿qué destacarías de lo que puedes leer sobre el libro y sobre ella? Si quieres puedes buscarla en twitter, seguro que te sorprenden sus mensajes en esa red social.
  • En este mismo blog, si buscas la etiqueta o en el buscador: utilidad de la poesía o inutilidad de la poesía, puedes encontrar más poemas sobre este tema. ¿Cuál te parece más adecuado para defender la utilidad de la poesía en particular y la literatura en general? Explica tu elección.
  • A Olga Valenzuela le interesa mucho la Creatividad Literaria, os proponemos una actividad de este tipo. Crea tu propia tipología de días y crea un poema o un microrrelato basándote en el comienzo de su poema: "Hay días entre fechas que ..."


  • También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido


4 comentarios:

  1. Me encanta como escribe Olga, como siente, como expresa. Cualquier comentario que ponga lo hace con arte. Ole!

    ResponderEliminar
  2. Así es. Y en este poema, el listón lo deja muy alto. Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. A vueltas con el poema. Sin alcanzar a comprender del todo. Como tantas veces, me gusta,sin certeza de significado, sin embargo. Y leí el comentario aclaratorio o interpretado, y ... a vueltas con el poema. Y hoy, sin previo aviso, reconozco en mí día un día de esos. Un gesto torcido de quien no lo esperas, un intento fallido, un mal regusto hicieron de hoy uno de esos. En mi caso, esa luz de la memoria amable que me lo compensa será la relectura de alguna pieza tierna bien conocida de nuestro Platero. Siempre dispuesto a brindarse de bálsamo en un día entre fechas. Mañana será otro día​.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que será otro día, pero si lo piensas, la lectura del poema tal vez te haya rescatado de tu experiencia de hoy... Y entonces, lo del comentario, se cumple, ¿no crees?
    En cualquier caso, gracias por tu lectura y por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar