RIMA XII


Porque son, niña, tus ojos
verdes como el mar te quejas;
verdes los tienen las náyades,
verdes los tuvo Minerva,
y verdes son las pupilas
de las hurís del Profeta.

El verde es gala y ornato
del bosque en la primavera.
Entre sus siete colores
brillante el Iris lo ostenta.
Las esmeraldas son verdes,
verde el color del que espera,
y las ondas del océano
y el laurel de los poetas.

Es tu mejilla temprana
rosa de escarcha cubierta,
en que el carmín de los pétalos
se ve al través de las perlas.
Y sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean.
Pues no lo creas
que parecen sus pupilas,
húmedas, verdes e inquietas,
tempranas hojas de almendro,
que al soplo del aire tiemblan.

Es tu boca de rubíes
purpúrea granada abierta,
que en el estío convida
a apagar la sed con ella.
Y sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean.
Pues no lo creas,
que parecen , si enojada
tus pupilas centellean,
las olas del mar que rompen
en las cantábricas peñas.

Es tu frente que corona
crespo el oro en ancha trenza,
nevada cumbre en que el día
su postrera luz refleja.
Y sin embargo,
sé que te quejas,
porque tus ojos
crees que la afean.
Pues no lo creas,
que, entre las rubias pestañas,
junto a las sienes, semejan
broches de esmeraldas y oro
que un blanco armiño sujetan.

Porque son, niña, tus ojos
verdes como el mar te quejas;
quizás si negros o azules
se tornasen lo sintieras.
 
Datos del poeta:

Gustavo Adolfo Bécquer fue un poeta y narrador español del Romanticismo. Nació en Sevilla 1836 y murió en 1870 a la edad de 34 años de tuberculosis.
Su vida estuvo muy marcada por la muerte de sus padres y de su hermano. Su tía Manuela Monhai, fue la que lo crio; también le marcó su amor por Julia Espín, que inspiró una parte de sus rimas. Bécquer se casó con Casta Esteban y tuvo tres hijos, a pesar de estar enamorado de Julia.
 


Comentario:

Este poema constituye la rima XII  del Libro de los Gorriones. La obra de Bécquer se divide en cuatro apartados según el tema. Esta Rima en concreto, pertenece al segundo apartado, que abarca de la rima XI-XXIX, que trata sobre el amor ilusionado.
En esta rima se exaltan los ojos verdes de una mujer que piensa   que le afean, pero él dice que en realidad es todo lo contrario y  alaba todos sus rasgos.
En cuanto a la métrica se puede observar que los versos pares son de rima asonante y que los impares son de verso libre, con versos de 9-5 sílabas.
Según su estructura se puede dividir en dos partes. La primera parte que engloba las doce primeras estrofas  y la segunda que abarca la última estrofa, la trece, donde concluye y confirma lo que ha dicho.


(Por Javier Torrico).

Comentarios