UN HOMBRE PASA CON UN PAN AL HOMBRO

UN HOMBRE PASA CON UN PAN AL HOMBRO

   Un hombre pasa con un pan al hombro
¿voy a escribir, después, sobre mi doble?

   Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila,
[mátalo
¿Con qué valor hablar del psicoanálisis?

   Otro ha entrado a mi pecho con un palo en la mano
¿Hablar de luego a Sócrates al médico?

   Un cojo pasa dando el brazo a un niño
¿Voy, después, a leer a André Bretón?

   Otro tiembla de frío, tose, escupe sangre
¿Cabrá aludir jamás al Yo profundo?

   Otro busca en el fango huesos, cáscaras
¿Cómo escribir después del infinito?

   Un albañil cae de un techo, muere y ya no
[almuerza   
¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora?

   Un comerciante roba un grano en el peso a un 
[cliente
¿Hablar, después, de cuarta dimensión?

   Un banquero falsea su balance
¿Con qué cara llorar en el teatro?

   Un paria duerme con el pie a la espalda
¿Hablar, después, de nadie a Picasso?

   Alguien va en un entierro sollozando
¿Cómo luego ingresar a la Academia?

   Alguien limpia un fusil en su cocina
¿Con qué valor hablar del más allá?

   Alguien pasa contando con sus dedos
¿Cómo hablar del no yo sin dar un grito?

 Poemas Póstumos
En Obras Poética
ALLCA XX/ UNESCO

DATOS DEL POETA: César Vallejo, nació en santiago de Chuco, Perú (1892) y murió en París en 1938. Es acaso una de las figuras de mayor relieve dentro del vanguardismo hispánico. entre sus obras más emblemáticas y citadas como poeta, se encuentran: Los heraldos negros; Trilce; España, aparta de mí este cáliz; Poemas humanos.

COMENTARIO: No lo negaremos, muchas veces nos hacemos las mismas preguntas que César Vallejo como docentes y como lectores: ¿para qué sirve la filosofía, la literatura, la poesía frente a la cruda realidad? Y muchas veces, como el poeta, la pregunta queda sin respuestas. "Otro busca en el fango huesos, cáscaras / ¿Cómo escribir después del infinito?". Mis alumnos lo saben, la razón es incapaz de abarcar y agorar la realidad, la vida; pero defiendo, que el arte, la literatura sí es capaz de abordarla con más garantías de comprenderla. Sin embargo, un poeta como el de hoy, también siembra sus dudas sobre el papel ínfimo de la literatura: "Un albañil cae de un techo, muere y ya no almuerza / ¿Innovar, luego, el tropo, la metáfora?"

No obstante, y pese a todo, seguimos creyendo en esa utilidad de lo inútil que representa este espacio del POEMA DE LA SEMANA. Si alguno de vosotros se ha parado a leer este poema, y ha pensado por un momento en esas realidades que inauguran cada estrofa de este poema, es porque en el fondo coincide con nosotros en intuir que hay una respuesta sincera y positiva a las cuestiones que plantea una y otra vez Vallejo. Probablemente no tengamos una respuesta definitiva y clara al respecto, pero sospechamos que si renunciáramos a la filosofía, a la literatura o a la poesía, esa cruda realidad tampoco aparecería ante nuestros ojos de lectores y de profesores -aunque sea de tristes profesores de filosofía.

Comentarios