PICASSO-GUERNICA-PICASSO: 1973


(Pincha para ampliar)

 PICASSO-GUERNICA-PICASSO: 1973

No el sol, sino la súbita bombilla pálida ilumina
la artificial materia de la muerte.

El espacio infinito de una sola agonía,
las repentinas formas rotas
en mil pedazos de vida violenta
sobre la superficie lívida del gris.

No el sol, sino la pálida
bombilla eléctrica del frío
horror que hizo nacer
el gris coagulado de Guernica.

Nadie puede tender sobre tal sueño
el manto de la noche,
callar tal grito,
tal lámpara extinguir
que alumbra
la explosión de la muerte interminable,
la cámara interior donde no puede
reposar ni morir en el gris Guernica
la memoria.


DATOS DEL POETA: José Ángel Valente (25 de Abril, 1929- 18 de Julio de 2000), es sin duda una de las figuras esenciales de la literatura española de la segunda mitad de nuestro siglo. Fue galardonado con el premio de la Crítica, el Príncipe de Asturias de las Letras, y el Nacional de las Letras, entre otros muchos. Este poema lo hemos leído en EL FULGOR. Antología poética (1953-1996).

COMENTARIO: 

Probablemente el poeta tenga razón: el Guernica de Picasso representa una única agonía, esa que nos hace gritar y que nos impide volver al silencio del olvido. Porque nadie que haya visto el cuadro del malagueño puede olvidarlo, supongo. ¿Cómo olvidar esa bombilla, esos grises, esas imágenes rotas, esa violencia (ir)racional que ha quedado petrificada en el óleo como una prueba de la infamia de lo humano?
Es imposible olvidar el cuadro. Es imposible, si se ha visto, callar ese grito. Por eso me he permitido, excepcionalmente, colocarlo en el frontispicio de esta entrada, para que todo lector conozca el punto de partida. También, para que mis jóvenes y audaces alumnos no digan nunca más que no saben qué es el Guernica de Picasso. Para mí esa afirmación fue un mazazo, pero para ellos, ahora, ya será imposible huir de ese grito que pertenece a lo más hondo del género humano. Ya se encuentra, para siempre, en la cámara interior de vuestra memoria.
Bienvenidos al dolor, queridos alumnos, bienvenidos a parte de mi tristeza.


 

Comentarios