Justificación

-- Año VI. Segunda Época --


Un grupo de profesores, convencidos de la utilidad de la literatura en general, y de la poesía en particular, nos vemos en la necesidad de plantear esta experiencia educativa. Nuestras motivaciones son insólita y radicalmente simples: intentar cambiar, mediante pequeños gestos, el día a día de nuestra labor docente; contribuir a modificar y dignificar el ámbito en el que trabajamos, recurriendo a “un arma poderosa”, como es la poesía, que posee la virtud de potenciar la reflexión y el gusto estético por la palabra, de atenuar la violencia verbal a la que estamos sometidos, de crear un espacio de comunicación distinto; y disfrutar al hacerlo.

EL POEMA DE LA SEMANA nace con la única pretensión de colocar en diferentes lugares de este centro un poema, así como en el entorno virtual de las TIC. La esperanza de los profesores que participamos, es que que nuestro centro se enriquezca con nuevas experiencias, y que lo haga mediante cauces que incentiven día a día nuestro trabajo.

EL POEMA DE LA SEMANA se inicia con la ilusión de que otros compañeros, padres o madres de alumnos, e incluso los propios alumnos participen en esta novedosa actividad. Simplemente leyendo los poemas o incluso (¡qué gran éxito sería para nosotros!) proponiendo poemas para su difusión en este espacio o cualquier otra posibilidad para difundir su existencia. Por tanto, es a la par un lugar de encuentro y un sitio abierto a toda la comunidad educativa del IES Fray Bartolomé de las Casas.

Firmado.

(Los profesores implicados).

domingo, 28 de febrero de 2016

CA-233

CA-233

Para Jesús Sánchez

Me pierdo en la carretera futura, desaparezco
en la distancia que alcanzo

Fernando Pessoa


Es de noche,
el automóvil que conduzco no es prestado
y tampoco es un Chevrolet
(aunque quizá detalles así a estas alturas carezcan de importancia).
El saxofón que me dejaste se desliza sobre el salpicadero polvoriento,
Johnny Hartman canta muy despacio
y parece que no hay prisa para llegar a donde quiera que tenga que llegar.
Ahí afuera,
en la carretera comarcal,
el asfalto solo existe cuando las luces de cruce lo iluminan,
más allá todo es una incógnita,
pero sé que a mi izquierda, al otro lado de la oscuridad,
hay un río caudaloso que no se detendrá nunca.
Esta noche, será casualidad, los dos avanzamos lentamente hacia el mar.




DATOS DEL POETA: Marcos Díez (Santander, 1976), es director de la Fundación Santander Creativa (FSC), ha publicado recientemente, Combustión. No obstante, el poema de arriba pertenece a Puntos de apoyo y en 1998 ganó el Premio José Hierro con Quince pequeños apunes sobre la longitud de la tristeza. De él cabe destacar también su libro de cuentos Desdoblados, y su incursión en el mundo del cortometraje con Fe y Todo incluido.
Su perfil en twitter es: @marc_sdiez
También escribe su columna aquí: http://www.eldiario.es/autores/marcos_diez/

COMENTARIO. Crear una imagen inolvidable es una de las aspiraciones que cada poema intenta. Conseguirlo no es fácil, porque rodeados como estamos de imágenes, retener una de ellas en la memoria se antoja harto difícil. Sin embargo, Marcos Díez, con unos recursos mínimos, sin aspavientos ni palabras grandilocuentes, lo consigue. En la noche, en una carretera comarcal cualquiera, como la CA-223, alguien, el poeta, nosotros como lectores, conducimos escuchando My one and only love (esto no es una licencia por mi parte, se lo consulté al poeta vía twitter y me lo confirmó él mismo). Todo es sombra e incertidumbre a nuestro alrededor, pero la voz de Hartmann nos acompaña. Parece que venimos de vuelta de todo: del dolor, del sufrimiento, de la distancia, pero también de la felicidad y la dicha de haber conocido lo mejor de la vida. No obstante, ya no parece importar mucho lo pasado ni lo que tendrá que venir. Es de noche, la oscuridad nos envuelve y ni siquiera hay lugar para encontrar las razones de nuestro deambular, simplemente nos dejamos llevar, como las notas en el saxo de John Coltrane. Hermosa música que se entremezcla con resonancias heraclíteas, hermoso poema que nos conduce hacia el mar, donde se resolverán todas las incógnitas porque en su inmensidad termina o empieza todo.
Gracias a Marcos Díez por el poema. Más de una vez nos pondremos el disco de estos dos grandes monstruos del jazz, y aunque no haya río al margen izquierdo, sabemos que somos como ese río y sabremos que conducimos, sin prisa, hacia el final, sin respuestas, pero sin miedos.

ACTIVIDADES.

  • Intenta descubrir el tono del poema, ¿te parece triste, desesperanzador, pesimista, etc.? Justifica tu posición.
  • Busca la canción a la que se hace referencia en el Comentario, y vuelve a leer el poema bajo su influencia, ¿qué aporta esta referencia musical a la lectura del poema?
  • El poema contiene una cita del poema portugués Pessoa, explícala con tus palabras. ¿Hay alguna relación entre dicha cita y el poema?
  • Explica con tus palabras los siguientes versos: “al otro lado de la oscuridad,/ hay un río caudaloso que no se detendrá nunca”.
  • Heráclito era un pensador presocrático que ha legado a la cultura occidental una metáfora insustituible que toma como base el río. Investiga sobre dicha imagen, ¿qué pretendía defender Heráclito con esa metáfora?
  • Por curiosidad y si lo deseas, puedes indicar las reacciones un poco más abajo: divertido / interesante / aburrido. También un comentario a esta entrada, un blog se alimenta de ellos. 


domingo, 21 de febrero de 2016

SIESTA


SIESTA

Un zumbido de moscas anestesia la aldea.
El sol unta con fósforo el frente de las casas,
y en el cauce reseco de las calles que sueñan
deambula un blanco espectro vestido de caballo.

Penden de los balcones racimos de glicinas
que agravan el aliento sepulcral de los patios
al insinuar la duda de que acaso estén muertos
los hombres y los niños que duermen en el suelo.

La bondad soñolienta que trasudan las cosas
se expresa en las pupilas de un burro que trabaja
y en las ubres de madre de las cabras que pasan
con un son de cencerros que, al diluirse en la tarde,
no se sabe si aún suena o ya es sólo un recuerdo...
¡Es tan real el paisaje que parece fingido!



DATOS DEL POETA. Oliverio Girondo, ver todos sus datos aquí.


COMENTARIO:
Comenzaré con una anécdota de Girondo. Cuando era joven, el poeta llegó a un trato con sus padres: estudiaría Derecho siempre y cuando ellos le enviaran todos los años a Europa. Así, en los años 20 se dedicó a viajar y España fue de los destinos más visitados, concretamente, Andalucía y, en particular, Sevilla. Os recuerdo esto, para que nos pongamos en situación. Un argentino, poeta, viajero, que será uno de los poetas vanguardistas más interesantes de la poesía hispanohablante, llega a nuestra tierra y hace un poema con una de nuestras palabras claves SIESTA. 

Con ella, proyecta una imagen que parece detenida en el tiempo. Al menos, en las dos primeras estrofas, la descripción es exacta: Un zumbido de moscas anestesia la aldea./ El sol unta con fósforo el frente de las casas. O, Penden de los balcones racimos de glicinas/ que agravan el aliento sepulcral de los patios. ¿Cómo no estar de acuerdo con dichas imágenes en el verano sevillano y andaluz, por extensión?

Sin embargo, encuentro en el poema de Girondo un tono sarcástico e incluso crítico con Andalucía. Es cierto que es fácil caer en los tópicos y que para los ojos de los “turistas”, la siesta, las fiestas, el folklore parece definir nuestra idiosincrasia. Ya hace tiempo que se escribió el poema (1923), pero su último verso resuena como un aldabonazo en mi oído (¡Es tan real el paisaje que parece fingido!) y reclama lo que pide la letra de nuestro himno: ¡Andaluces, levantaos! 
La siesta es un buen invento, casi necesario para la salud en estas tierra, pero también es necesario despertarse, luchar y conseguir de una vez por todas lo que nuestro himno proclama. O lo hacemos, o la duda de Girondo se resolverá contra nosotros: acaso estén muertos/ los hombres y los niños que duermen en el suelo.

Dejadme que me sienta así de reivindicativo esta semana en la que celebramos el DÍA DE ANDALUCÍA. El resto de la humanidad nos espera para llenarlos de luz y de esperanza. El reto requiere no dormirse en los laureles por más tiempo. Yo, no estoy muerto. ¿Y tú, andaluz? 


ACTIVIDADES.
  • Visita la página del poeta y extrae un poema o un dato de su vida u obra que te llame la atención.
  • La siesta es una de nuestras contribuciones a humanidad como andaluces, ¿qué otras puedes señalar?
  • ¿Cuál es la idiosincrasia de Andalucía? Justifica tu respuesta.
  • Recuerda el Himno de Andalucía, ¿qué parte te gusta más? Justifica tu respuesta. 
  • ¿Crees qué los andaluces son capaces de hacer lo que el himno proclama? Justifica tu respuesta aportando personajes ilustres o hechos históricos que avalen o refuten la letra del himno.
  • Por curiosidad y si lo deseas, puedes indicar las reacciones un poco más abajo: divertido / interesante / aburrido. También un comentario a esta entrada, un blog se alimenta de ellos. 

domingo, 14 de febrero de 2016

LA PARCELA


LA PARCELA

A Josi y Esteban Calderón

A todos nos toca, a lo largo de la vida,
una parcela de dolor. Ser feliz es efímero,
se pierde en un instante. Sin embargo, el dolor
aparece impensable y lo cercena todo.
Te sigue intermitente. Y cuando crees
que ya se ha ido y vuelves a gozar
y a ver el cielo con ojos de esperanza
viene de nuevo el rayo y te fulmina.
Nunca fui pesimista. Siempre apuré la vida
con un deseo amoroso. Ni siquiera
ahora que tengo la sentencia encima
quiero abatirme. Y lucho despiadado;
pero he aprendido, con años y memoria,
que a todos nos toca la parcela.
Y, pronto o tarde, tienes que cultivarla.


DATOS DEL POETA: Santiago Castello (Granja de Torrehermosa, Badajoz, 1948- Madrid, 2015). Fue director de la Real Academia de Extremadura, y subdirector de ABC. Entre sus obras podemos señalar Memorial de ausencia, La sierra desvelada, Cuaderno de verano, La hermana muerte. El poema pertenece a Sentencia.

COMENTARIO: Hemos escogido este poema para presentar, en realidad, el poemario completo. SENTENCIA, es un libro escrito por alguien que sabía perfectamente que era lo último que escribiría (¡vaya título, qué valentía, qué honradez!), una crónica de la enfermedad sin retorno. Es su testamento literario, y resulta imposible sustraerse a las circunstancias en las que se escribió, al leerlo. Sobre todo, porque el poeta extremeño ha construido cada poema, cada verso con dicha intencionalidad. Así, La parcela, en su conjunto, no deja de ser una acertada metáfora para afrontar la muerte. No obstante, el poema es una lección sobre la vida. No bajo una visión pesimista (Ni siquiera/ ahora que tengo la sentencia encima/ quiero abatirme), pero sí dura: ser feliz es efímero, lo normal, lo duro, lo cotidiano, es el dolor que lo cercena todo. Aprender esto con los años y no olvidar que la parcela hay que cultivarla, incluso cuidarla, significa, bajo mi punto de vista, que las enseñanzas del dolor son el mejor modo de apurar los instantes de felicidad. Que ese aprendizaje lo hagamos con poemarios como el de Castelo, supone estar perpetrados con una coraza que sin aspavientos y con firmeza, hace más llevadera la vida, el dolor que supone estar vivo. No hay nada como los versos desnudos del que sabe que le quedan pocos días de vida y se juega el resto en cada palabra, en cada verso, en cada poema, a sabiendas de que pronto estará en la otra orilla, sin dolor ni nostalgia, como se dice en el último verso que cierra el libro. Háganse con el XXV Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma, su salud mental se lo agradecerá.

(NOTA BIBLIOGRÁFICA: No podemos evitar recomendar otro libro fundamental que aborda la misma temática: Nada grave, del genial Ángel González, publicado por expreso deseo del poeta tras su muerte. El título lo dice todo...)

ACTIVIDADES:

  • ¿Crees qué el poema es pesimista? Razona tu respuesta.
  • Después de leer el comentario, ¿qué te parece las circunstancias en las que está escrito el libro?
  • ¿En qué versos identificarías dichas circunstancias?

    • Por curiosidad y si lo deseas, puedes indicar las reacciones un poco más abajo: divertido / interesante / aburrido. También un comentario a esta entrada, un blog se alimenta de ellos.

domingo, 7 de febrero de 2016

MICROPOEMAS (Selección).


MICROPOEMAS (Selección).

MICROPOEMAS 1

Microproblema. Si le sumo mi soledad a la tuya qué es lo que obtengo a cambio
¿Dos soledades o ninguna?

El mar y el viento me dicen algo pero no lo entiendo.

Pactar con la nada, renegociar con el vacío, apalabrar carencias, aliarse con lo poquísimo.


MICROPOEMAS 2.

Bastante tiene una con lo que no tiene.

Desconozco el destino de lo que se olvida.

Estoy aprendiendo a irme, pero a irme queriendo y a dejarme llevar, pero que me lleve el tiempo.
He aprendido también a dibujarte a oscuras y a escucharte en cada silencio.

Reclamación: Devuélveme lo que te he querido. No he quedado satisfecha.


MICROPOEMAS 3.

Yo no vivo, yo ardo, yo no lloro, yo lluevo, yo no escribo, yo destilo. Y así todo y todo el tiempo.

Déjà vú: Tú y yo ya nos hemos olvidado antes.

Olvidamos con el corazón y no con el tiempo.

Nos regalan miedo para vendernos seguridad.


MICROPOEMAS 4.

Por error olvido la distancia que por costumbre me une al vacío.

Busco problemas que estén a la altura de mis soluciones.

A la que te descuidas, la actualidad te acaba robando el presente.

Cuando creas que todo ha terminado es justo el momento de empezar.



DATOS DEL POETA. AJO (María José Martín de la Hoz) es cantante (aliada con Mastretta, formó también el grupo Mil Dolores Pequeños), compositora, agitadora cultural (directora de Yuxtaposiciones, el festival internacional de poesía y poli poesía que se celebra en La Casa Encendida de Madrid desde 2004) y, como podéis comprobar, micropoetisa. Su éxito es rotundo entre los lectores, que la siguen en las principales redes sociales. Que sepamos, lleva 4 poemarios con sus MICROPOEMAS (I, II, III, IV) y en la editorial Arrebatos puedes encontrarlos.

COMENTARIO. Aunque conocía la propuesta poética de AJO desde hace unos años, la he seguido más asiduamente a partir de su colaboración con el colectivo BOAMISTURA. Creo que la capacidad de síntesis de esta gran poetisa, capaz de condensar sus versos en 140 caracteres en muchos casos, supone una extraña virtud que apunta directamente a la belleza ("Yo no vivo, yo ardo, yo no lloro, yo lluevo, yo no escribo, yo destilo. Y así todo y todo el tiempo"). Porque sus micropoemas rebosan ironía a raudales ("Bastante tiene una con lo que no tiene"), o se presentan como un elogio del aforismo más lúcido y perspicaz ("Cuando creas que todo ha terminado es justo el momento de empezar"). Son píldoras de inteligencia, con tonos melancólicos o reivindicativos que exploran el mapa sentimental desde una cotidianeidad harto familiar. 
Las creaciones de AJO parecen brotar con facilidad en el mundo de la prisa y de la publicidad, sin embargo, pese a ello, consigue lo contrario a ese mundo del que se nutre (en alguna entrevista reconoce que a veces un Micropoema le ha llevado meses resolverlo, no es fruto de la inspiración fortuita, como podría parecer). Consigue que demoremos la mirada, que respiremos cada palabra de una composición precisa y exacta. Este es su mérito y su acierto: cuando se lee a AJO, los mecanismos mnemotécnicos se ponen inmediatamente a funcionar. Imposible no intentar conservar en la memoria algunos de estos magníficos MICROPOEMAS. Yo tengo mis favoritos, ¿cuáles son los tuyos? 


ACTIVIDADES.

  • Busca en twitter o facebook la cuenta de AJO, elige alguno de los Micropoemas que cuelga en dichas redes y explica tu elección.
  • Busca información del Colectivo Boamistura y los proyectos que lleva a cabo, ¿qué te parece lo que hacen?
  • Busca información sobre la poli poesía. Explica qué te ha sorprendido de esta tendencia poética.
  • Intenta crear un Micropoema en menos de 140 caracteres y súbelo a alguna red social.
  • Por curiosidad y si lo deseas, puedes indicar las reacciones un poco más abajo: divertido / interesante / aburrido. También un comentario a esta entrada, un blog se alimenta de ellos.