LA FÓRMULA

LA FÓRMULA

Para Iñigo Peciña Begiristain

Hay que estar preparados para lo peor
y disfrutar de lo bueno.
Esa es la fórmula.
Saber que nada es duradero;
que la palabra siempre
es engañosa, falsa, equívoca;
que lo que hoy nos une eternamente,
mañana será polvo, odio quizás, historia de la mala;
que la vida se venga en la felicidad.
Saber que será así, o podrá serlo.
Y vivir como si el tiempo nos debiese algo,
como si fuera nuestro,
exigiéndole al contado todo lo que nos pertenece.


DATOS DEL POETA: Karmelo Iribarren (San Sebastián, 1959). Ha escrito entre otros poemarios, los siguientes: La condición urbana, Serie B, La ciudad, Seguro que esta historia te suena, Las luces interiores. Todos estos en la Editorial Renacimiento. Y Pequeños incidentes, en Visor, por ejemplo. Además de sus Diarios de K., que puedes seguir también en Facebook.


COMENTARIO: Acabo de entrar en su perfil de Facebook, lo último que ha escrito de su Diario de K, Iribarren, es lo siguiente:

"Se mezcla entre la gente para que parezca que él también se dirige a alguna parte". Ignoro si está hablando de sí mismo, pero creo que puede describir el modo como un lector puede identificar a este poeta. Y es que al leerlo, uno piensa: "joder, este tipo es bueno, me habla desde muy cerca, con un lenguaje que entiendo, sin aspavientos, pero no como un amigo condescendiente, sino como un colega que sabe quién soy mejor que yo mismo y de qué va la vida". No en vano la Antología que he manejado para elegir el poema lleva por título Seguro que esta historia te suena. Y claro que nos suena esta música del vasco y por eso aceptamos la fórmula que nos presenta (puede que cuando lo escribió se encontrara en un momento un tanto optimista, porque en general sus posturas son mucho más grises, sus poemas son más lluviosos que el que presentamos aquí esta semana y ya es decir).

Si analizamos la fórmula debemos reconocer su acierto incluso desde el tono elegido y la proximidad desde la que nos habla: estar preparado para lo peor, disfrutar de lo bueno. Parece una enseñanza sencilla, por eso el lenguaje para expresarlo también debe ser sencillo. Aunque esconde toda una filosofía de vida en sus principios éticos, en un par de versos condensa lo mejor del estoicismo y del epicureísmo a la vez. Y para ello no hace falta ponerse remilgados y profundos, basta admitir, como hace en otras de sus entregas del Diario de K, que "gran parte de lo que soy se lo debo a dos o tres bares y a cuatro o cinco libros". Ahí encuentra Iribarren su fulgor poético. Lo que nos recuerda una de las características necesaria de la poesía con mayúscula, la que se hace desde la autenticidad y no de la impostura, la que se nutre de lo que se ha mamado, de lo que se ha perdido, de lo que se ha vivido en definitiva. Si se hace desde las entrañas, la poesía no puede defraudar, aunque no tenga aparente rima, aunque abuse del lenguaje convencional, aunque parezca que esta forma de escribir es fácil y cualquiera pueda hacerlo. Nada más lejos de la realidad.
El gran hallazgo de la poesía de Iribarren y de este poema es haber sido escrito desde el centro mismo de su propia vida. Y como se conoce, lo que hace, todo lo que escribe (aunque reconozca que "la palabra siempre es engañosa", que la poesía no da para más), lo hace con pasión: "como si el tiempo nos debiese algo". La única manera de vivir y que hace soportable la existencia, aunque la vida se vengue en la felicidad. (Este verso, que contiene un aforismo en toda regla, merece grabarse en la memoria de cualquier lector que se precie, en mi caso forma parte de mi vida desde hace muchos años). Espero en cualquier caso que seamos capaces de aprender el secreto de esta fórmula que contiene lo mejor de un poeta tan interesante como cualquier persona con la que nos cruzamos cada día o que nos mira al espejo cada mañana. Ignorar que puede ser así, nos convierte en ciegos respecto a la realidad que nos rodea o que nos refleja al lavarnos la cara cada mañana.


ACTIVIDADES:
  • ¿Qué te parece el lenguaje coloquial del poema?, ¿te gusta este estilo? Razona tu respuesta.
  • ¿Por qué la vida se venga en la felicidad?
  • Busca información sobre los principios éticos del epicureísmo y del estoicismo.
  • En este mismo blog apareció VIEJA BAJO LA TORMENTA, pincha aquí. ¿Cuál te ha gustado más? Justifica tu elección.
  • ¿Encuentras alguna relación entre ambos poemas?
  •  También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido

Comentarios

  1. Muy buena "fórmula " y mágnifica elección para esta semana. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por tu apoyo. Un saludo.

      Eliminar
  2. A saber si esa vieja cruzando la calle supo de aquella fórmula.
    Mil gracias por difundir estos poemas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo, ahora que lo dices, que puede ser. Se lo deberíamos preguntar a Karmelo. Lo hare mediante Facebook.

      Eliminar
  3. Inmejorable recomendación. Necesaria fórmula. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura. Esa fórmula funciona, seguro.

      Eliminar

Publicar un comentario