LOS CHICOS REBELDES


LOS CHICOS REBELDES

Los chicos rebeldes se han vuelto tiernos con la edad

se emocionan leyendo poemas,

circulan lento frente a los escaparates del pasado

han abandonado el gusto por las citas

y envejecen con cierta elegancia,

a sus novias ya no les dicen tías

les llaman corazón,

han aprendido a lavar la ropa, a planchar y a doblar

con cuidadoso acierto

cada uno de sus errores,

a los chicos rebeldes el amor ya no les quita el sueño

pero no podrían vivir ni un sólo día sin amar,

hacen trampas con el tiempo pero tienen los días

contados.

Los chicos rebeldes saben que ya no volverán a caminar

sobre ninguno de sus propios pasos

por eso ahora cada caricia es siempre la primera

cada beso el último beso.

Ya no persiguen ni se dejan perseguir

son incómodos frente a la ambición

aman las causas perdidas

y nadan contracorriente.

Los chicos rebeldes con la edad toman pastillas que no les

drogan

drogas que no les matan

y mueren un poquito cada día

sin perder ni ocultar

el brillo errático de sus miradas.

Los chicos rebeldes han aprendido a despedirse sin decir

adiós

se van sin hacer ruido ni dejar rastro

solos, siempre solos



con el mundo dentro.




DATOS DEL POETA: Uberto Stábile nace en Valencia en 1959. Creador de los Encuentros Internacionales de Editores Independientes y Ediciones Alternativas, encuentros que viene dirigiendo ininterrumpidamente hasta la fecha de hoy bajo el nombre de EDITA. En la actualidad forma parte del consejo de redacción de las revistas literarias Alforja (México D.F.) y Licántropos  (Sonora, México), y es asesor literario de la Fundación Caja Rural del Sur y de la Comisión de Cultura de la Federación de Municipios y Provincias de Andalucía. Es además creador y coordinador de los site web www.riepa.org y www.editalter.com .

Entre su obra poética señalamos, entre otros, las siguientes:  Las edades del alcohol (Elche : Diarios de Helena, 1995); Perverso (Coria del Rio, Sevilla : Ayuntamiento, 1997); Los días contados (Elche : Diarios de Helena, 2000); Maldita sea la poesía (Zaragoza: Eclipsados, 2007); La línea de fuego (Valencia : Brosquil, 2008); Habitación desnuda (poesía 1977-2007) (Tenerife : Baile del Sol, 2007);Tatuaje (México D.F., Atemporia, 2009).
Otro enlace (no actualizado): http://ubertostabile.blogspot.com.es/

COMENTARIO: ¿Quiénes serán esos chicos rebeldes?, me pregunto una y otra vez al leer el poema de Stabile. ¿Fui yo un chico rebelde? No importa mucho saberlo, pero sí descubrir que el poema habla de personas que han cambiado y que, por lo que sea -el poema no lo especifica-, se han vuelto tiernos, frente a la dureza, suponemos, de antaño. Miran el pasado, sus anhelos, sus luchas, sus sueños a través de un cristal, de un escaparate que los separa de lo que fueron, pero que no les impide seguir paseando y seguir viviendo. Quizá la imagen más lograda sea la de estos versos: han aprendido a lavar la ropa, a planchar y a doblar/con cuidadoso acierto/cada uno de sus errores Al leerlo tengo que parar la lectura: me siento aludido, y compruebo con cierta tristeza que estoy rodeado de personas que han renunciado a sus ideales, a los principios que en la juventud lo definían.
Pero, ¿dónde ha quedado la rebeldía? En muchos centros educativos, la mayoría de los jóvenes parecen viejos prematuros. No tienen intención de cambiar nada, quieren amoldarse, vivir como sus padres, aspiran a tener estudios porque buscan estabilidad, tener un coche,  una casa.  No los culpo. El individualismo, la ética sin dolor, la vida real y virtual emana toda de una pantalla de ordenador o desde el móvil. Sin embargo, no me creo que no haya motivos para la rebeldía. Las injusticias, el dolor ajeno les duele como a cualquier ser humano, pero lo conciben con un determinismo que los libera de responsabilidad alguna: cuando nacieron ya estaba, por mucho que lo intenten  (aunque no entra en sus planes intentarlo), no podrán cambiar la situación, así que para qué rebelarse contra el sistema, si es el único sistema que conocen y acaso exista. O al menos eso le han hecho creer. Pero la peor actitud es la indiferencia. La indiferencia es lo contrario de la rebeldía.
El poema es extraño, no sé dónde posicionarme al leerlo, no sé a quién o contra quién va dirigido. Dudo incluso de que el autor vaya contra alguien, tal vez sea autobiográfico. Yo, por mi parte, me siento identificado en estos versos: son incómodos frente a la ambición/ aman las causas perdidas/ y nadan contracorriente. Pero el problema es que la rebeldía ya no parece definir nada. Ahora bien, y en cualquier caso, los últimos versos  del poema me hacen pensar con cierta esperanza en esos chicos rebeldes y en mí mismo: el mundo no se puede quedar dentro, hay que sacarlo fuera, nombrarlo, luchar para que sea una realidad, aunque sea en forma de poemas que nos ponga tierno, porque nos acaricia la melancolía, ese lugar en el que muchos atesoramos todavía algo de rebeldía contra un mundo injusto e insolidario. Esto es parte del acierto del poema de Uberto Stabile. Ojalá mi alumnado nunca pierda esa pizca de rebeldía necesaria, ojalá nunca se queden solos y encuentren compañía para que crezca fuerte esa semilla que los aleje de la vejez prematura que reflejan sus actitudes actuales, en tantas ocasiones.

ACTIVIDADES:
  • Busca información sobre la gestión cultural del autor del poema (visita para ello las páginas de referencia que aparecen en DATOS), ¿crees que de alguna manera él es un rebelde por lo que hace en ese ámbito?
  • ¿Qué son "las causas perdidas"?, ¿qué significa "nadar contracorriente"?
  • ¿Consideras a los jóvenes de hoy rebeldes o viejos prematuros? Señala ejemplos concretos en los que se demuestre que los jóvenes hoy en día son rebeldes.
  • ¿Crees que la peor actitud es la indiferencia? ¿Crees que la indiferencia es lo contrario de la rebeldía? Razona tus respuestas.
  • También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido/ interesante/ aburrido

Comentarios

  1. Olé ahí! Fuimos chicos rebeldes, somos unos calzonazos rebeldes y, claro está, seremos unos viejos rebeldes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo es algo. Nadie ha dicho que la rebeldía sea cuestión de edad... Un saludo y gracias por participar.

      Eliminar

Publicar un comentario