Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

ME ENCANTA DIOS

ME ENCANTA DIOS
Me encanta Dios. Es un viejo magnifico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega. Y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna y nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe de las manos. Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero eso a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida sea para siempre. Ahora los científicos salen con su teoría del Bing Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes. A mi me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí …

DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA. LA POESÍA SALUDA AL MAIL ART

Imagen
POÉTICA


Alas, no. Colibríes u otros pájaros que besan corazones aterrados o moran en labios, tampoco.

Palomas, menos aún: ni en manos, ojos u  otras partes del cuerpo, a punto de huir o herirse.


Luna, depende. Luna llena, menguante, creciente y nueva, sí. Otras no.


Tañer de rosaledas, no y no.

Ascenso al Pabellón de los Budas Fragantes, ni en mayúsculas ni en minúsculas.

Música de tu rostro, probablemente no. Tierra, sangre, tensión, semen, sí.


Vulva henchida, también.
Piedra, sí.

Olor a mosto fermentando y masa de pan caliente, sí, sin más.

Amor a secas o a punto de sublevarse, huesos, médulas y dolor, sí.

Contra el viento y la marea del destino, sí.
Sonidos, a discreción.

Colores, todos (negro y rojo con prioridad)


DATOS DEL POETA: Agustín B. Sequeros (Salamanca, 1945). Licenciado en Letras, ha sido profesor en la Universidad de Utrecht y en Maastricht. El poema de arriba pertenece a su Manifiesto contra el Neo-Modernismo en la poesía.


COMENTARIO: Como en otras ocasiones, para celebrar el Día Mundial de la Poesía, tr…

S/T

HAY días entre fechas
que no existen.
Días sin sonidos,
sin canciones.
Noches con un trozo
de luz que los persigue.

Hay días entre fechas en que no estuve aquí, en que no respiré ni llegué a tiempo de subir.
Hay días entre fechas
a los que aún, hoy,
no he sobrevivido.


DATOS DE LA POETA: Olga Valenzuela (Córdoba, 1974). Es licenciada en Filología por la Universidad de Córdoba. Actualmente compagina con la docencia su actividad literaria. Este poema pertenece a La luna de anoche (Tierra de Nadie, Editores). Puedes encontrar más datos sobre Valenzuela y su obra en la página oficial de esta editorial gaditana, pincha aquí. Puedes leer más poemas de ella, aquí. En twitter, puedes encontrarla bajo el perfil @ojalaelsol.
COMENTARIO: ¿Existen todos los días por igual?, ¿poseen valor por sí mismos cada uno de ellos? O por el contrario, ¿hay días entre fechas que son materia de olvido: días sin nombre propio, sin canciones o como he oído decir muchas veces, días sordos? Parece que la poeta cordobesa nos descu…

LA TRISTE VIDA DE UNA MUJER

LA TRISTE VIDA DE UNA MUJER
lo primero que aprende es que no es un hombre y tarde o temprano el ser mujer se vuelve un carga


y tarde o temprano aprende que conlleva beneficios dolorosos y dolorosos perjuicios que debe combatir


ella entiende, de algún modo, que el perjuicio mayor es la sumisión, y tarde o temprano, ella, se somete, de algún modo, ella utiliza con paciencia e incomodidad las dolorosas alternativas ella se asusta y quiere ser una mujer madura y llega a ser mujer madura y se asusta de ser mujer madura


a veces escoge, pero principalmente es escogida por uno o varios hombres que se vuelven sus protectores sus destructores sus maridos y amantes que encarnan para bien o para mal los distintos grados de todo lo que pasa entre un hombre y una mujer


a veces su cuerpo se abre y deja salir un hijo frecuentemente su cuerpo es destrozado con un dolor insoportable aunque más frecuentemente su cuerpo es destrozado con un dolor soportable

casi nunca o a veces o nunca o siempre un hombre penetra su cuerpo por cien motivos diferentes …