CANSANCIO

Cansado.
¡Sí!
Cansado
de usar un solo bazo,
dos labios,
veinte dedos,
no sé cuántas palabras,
no sé cuántos recuerdos,
grisáceos,
fragmentarios.

Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabré si es el mismo
que usé mientras vivía.

Cansado.
¡Sí!
Cansado
por carecer de antenas,
de un ojo en cada omóplato
y de una cola auténtica,
alegre,
desatada,
y no este rabo hipócrita,
degenerado,
enano.

Cansado,
sobre todo,
de estar siempre conmigo,
de hallarme cada día,
cuando termina el sueño,
allí, donde me encuentre,
con las mismas narices
y con las mismas piernas;
como si no deseara
esperar la rompiente con un cutis de playa,
ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,
acariciar la tierra con un vientre de oruga,

y vivir, unos meses, adentro de una piedra.

DATOS DEL POETA. Oliverio Girondo, ya ha aparecido en este blog en más ocasiones. Y siempre hemos remitido al mismo blog para conocer su vida y su obra. Pincha aquí.

(Por cierto, si algún lector necesita un poema de amor, por eso de las efemérides, le remitimos a otro poema de Girondo, Poema 12, insuperable o también, ¡TODO ERA AMOR!).

COMENTARIO: Hace tiempo que sin interrupción cada domingo subo un poema..., pero uno se cansa, no de la poesía, pero sí de uno mismo. Por eso necesitaba desconectar, estar con la familia, compartir experiencias inolvidables con mis hijos, mirar desde su altura, desde su capacidad de asombro. Y claro, uno vive así durante unas horas y entonces piensa en su propia vida y encuentra el verdadero cansancio. El verdadero cansancio de usar un solo brazo (que aunque sea el izquierdo necesita del otro para abrazar de una manera sincera), no sé cuántas palabras, casi siempre las mismas, repetidas, gastadas, sin sentido. Girondo lleva lejos su análisis del cansancio y profundiza, sin aparente gravedad, sobre algo que debería alarmarnos, ¿qué apariencia tendrá nuestro esqueleto cuando nos desnudemos y tengamos que reconocer que lo hemos aprovechado tan poco? En estos tiempos, estamos obsesionados con cuidarlo y nos olvidamos de vivir, dedicándole tanta atención innecesaria. 
Por otro lado, el poeta con su elocuente verborrea, tan característica, tan rica y arrebatadora, nos proporciona posibles salidas a este hartazgo de sí mismo mediante imágenes irónicas o incluso chistosas, como las de la tercera estrofa. Pero después, en la última, bajo nuestro punto de vista, cambia el tono, no sin antes reiterar el sentido de su cansancio (Cansado,/sobre todo,/de estar siempre conmigo). Y a lo que nos invita no es baladí. A mí me parece que no se puede invitar de mejor modo que Girondo a superar el cansancio. Como él dice: esperar la rompiente con un cutis de playa,/ ofrecer, al rocío, dos senos de magnolia,/ acariciar la tierra con un vientre de oruga. Hay una intencionalidad clara de formar parte de la naturaleza, de su belleza, de su sabiduría, de su ciclo vital y eternoo. Y si esto no fuera posible, por metafórico, nos queda el verso final: vivir, unos meses, adentro de una piedra. Lo siento, pero para mí, esto es posible. La piedra, a veces, es sinónimo de familia y también puede ser mi estado natural, porque yo por corazón tengo una piedra que late con cierta regularidad.

ACTIVIDADES:

  • ¿Por qué la tercera estrofa es humorística? ¿Qué te parece este tipo de recurso, casi un chiste, en un poema?
  • Busca el poema 12 de Girondo y TODO ERA AMOR, en este mismo blog (pincha en los enlaces), ¿cuál te parece más adecuado para felicitar San Valentín? Justifica tu elección.
  • ¿Cuándo una persona puede estar cansada de sí misma?, ¿crees qué es frecuente? ¿Qué otras soluciones se te ocurren?
  • Por curiosidad y por si lo deseas, puedes indicar las reacciones a esta entrada un poco más abajo, marcando: divertido / interesante / aburrido

  •  También puedes subir un comentario, un blog se alimenta de ellos.

Comentarios

  1. Gracias Antonio por el poema de esta semana. Cómo entiendo tu cansancio. Me he sentido muy aliviado y me he reconocido nítidamente tanto en los versos como en tu estupendo comentario que, al final, me ha dejado perplejo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ufff!! Gracias. Me encanta tropezarme con textos de este nivel. Además, me sorprendo. Y la sorpresa siempre es un buen escape al cansancio, al mío, sí, supongo que todos lo padecemos antes o después. Curiosa esa coincidencia con Moravia de hallar en la Naturaleza una vía de escape ya sea al cansancio o al tedio, la misma vaina. El magistral Alberto expone en su libro El tedio otras dos salidas, aparte de ésta, el amor y la creación artística.No sé, quizás no sea lo mismo cansancio que tedio, quizás, pero yo me acordé de aquel como de la misma cosa que describe. Mil gracias por compartir. Y enhorabuena por ser capaz de escribir textos tan bonitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer este blog. Creo que el tedio es otra cosa (lo concibo más como el spleen de Baudelaire, por ejemplo), al menos, en el caso de este poema. Buscaré la referencia que citas de Moravia. Y te esperamos en las próximas entregas.

      Eliminar
  3. Gracias Gurb, por tu comentario. Aunque te sorprendas, las enseñanzas del dolor, convirtieron ese órgano en una piedra, pero late y eso es mucho.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Qué pieza de Baudelaire he de leer para dar con ese spleen que refiere?? Desconozco ese autor por completo. Agradecería que me dejara señas exactas,Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Lo que te cuento es de manual:
    Hay una manera peculiar por el que el poeta se acerca a la noción de spleen. Para él, la angustia que se origina al extinguirse la novedad de lo real, el hastío producto de la rutina cotidiana, o la sensación de “incomunicación con el entorno” puedes leerlo en sus FLORES DEL MAL. Sin embargo, fuera de los manuales, en VISOR, la editorial, encontrarás un libro muy recomendable: MI CORAZÓN Y OTROS DESNUDOS, le llamaron. Si lees este libro, lo comprenderás.
    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias a ti por las referencias. Ya tomé buena nota y me haré con ellos. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario