EL JARDÍN DE LAS DELICIAS


Ese bullir, arrastrarse, revolotear, colipatear,

dar zapatetas y volteretas

sin alegría ninguna.


Lo innumerable pulula, hormiguea

lo múltiple.

Esa profusión de lo que corta y pincha y hiende.

Los tormentos más banales: el fuego y el hielo.

Aves de todos los tamaños,

Amenazas plumadas. Ninguna

trina ni se alegra

cuando llega la primavera,

y los huevos

están sin incubar.



Amantes encerrados en una bola de cristal:

Grück und Glas,

Wie bald bricht das*



(La felicidad y el cristal,

Qué pronto se romperán).


DATOS DEL POETA José Ovejero (Madrid, 1958) combina su pasión por la literatura con las colaboraciones periodísticas y los talleres literarios. Ha cultivado todos los géneros, siendo especialmente reseñables su libro de viajes China para hipocondríacos (Alfaguara, 2013), merecedor del Premio Grandes Viajeros 1998, y su novela Las vidas ajenas (2010), ganadora del Premio Primavera 2005. José Ovejero ha publicado las novelas Añoranza del héroe (Alfaguara, 2013), Huir de Palermo (2006), Un mal año para Miki (2003), Nunca pasa nada (Alfaguara, 2007), La comedia salvaje (Alfaguara, 2009), que obtuvo el Premio Ramón Gómez de la Serna 2010, La invención del amor, galardonada con el Premio Alfaguara de novela 2013; Los ángeles feroces (2015); y La seducción (2017); los libros de relatos Cuentos para salvarnos todos (1996), Qué raros son los hombres (2000), Mujeres que viajan solas (Alfaguara, 2013) y Mundo extraño (2018), galardonado con el Premio Setenil ; los ensayos Bruselas (1996), Escritores delincuentes (Alfaguara, 2011) y La ética de la crueldad, que ha obtenido el Premio Anagrama de Ensayo 2012; y los poemarios Biografía del explorador (1993), El estado de la nación (2002) y Nueva guía del Museo del Prado (2013). El poemario Mujer lenta lo publicó el año pasado (2017).
Su página oficial es: https://joseovejero.com/


COMENTARIO: El tríptico de El Bosco constituye un universo simbólico único. La iconografía es tan amplia que cientos de detalles nos asaltan desde cualquier punto desde el que lo observemos. No en vano, puede ser un jardín infinito si además tenemos la oportunidad de estudiarlo en sus más ínfimos detalles. No descubrimos nada.
Sin embargo, el cuadro y el poema de Ovejero nos sirve para comentar la relación entre la poesía y la pintura, eso que decía Horacio de ut pictura poesis. Y es que lo poético va más allá de la poesía, en el sentido de que el tríptico nos narra una historia -o muchas, para el caso el lo mismo. No es una representación, sino más bien una presentación del destino humano. El valor artístico de la obra no es tanto la calidad técnica (¡qué me perdonen los académicos!), como el relato que nos ofrece sobre la sociedad, nuestras relaciones con los demás, o con nuestros propios deseos, placeres o fantasmas interiores. ¿Necesito saber todos y cada uno de los elementos iconográficos que aparecen en él?, ¿tengo qué saber quién es Adán y Eva a la fuerza? Si lo sabemos, tendremos más elementos para aprovechar el disfrute de la obra, sin duda. Pero puedo interpretar el tríptico como una historia sobre mi propia vida y sin mucho esfuerzo, quedaré sobrecogido porque un pintor sepa tanto de mí mismo sin conocerme. La narratividad de las imágenes tiene tanta fuerza que provoca que poetas como José Ovejero, tengan algo que añadir. El ojo del poeta queda preñado de la triple secuencia de decenas de planos de El Jardín de las Delicias.
Casi ningún escritor ni poeta se ha privado de inspirarse en imágenes artísticas para nutrirse y descubrir tras el análisis lo que esa obra quiere decirle a él como creador. En el caso de Ovejero la cita final certifica su interpretación del cuadro. La vida de los amantes es un tiovivo de sensaciones y experiencias conjuntas: desde el edén, hasta las sombras más escabrosas; desde la fruta más sabrosa, hasta los monstruos más terribles, todo cabe en ese viaje amoroso, pasional, visceral que describe El Bosco y José Ovejero. 
Pero para Ovejero, el final está claro. Lo que se describe es un cuento chino, un mundo imaginario, irreal tal vez, porque permanece extraño al mundo cotidiano: la felicidad que solo conocen los amantes no resulta muy alentadora para el resto. Los amantes viven en una bola de cristal, protegidos, a expensas de lo que ocurre fuera. Pero eso no durará mucho, el cristal y la felicidad se romperán. Y todo volverá a ser gris y monótono, aunque eso sí, lo bailado no se lo quitará nadie. ¿Escuchan la música del cuadro, la melodía de la pasión de los amantes?



ACTIVIDADES:

  • Busca información sobre la vida de El Bosco. ¿Qué te llama más la atención de su periplo vital?
  • Mira el siguiente vídeo para una experiencia multimedia muy interesante a partir de El jardín de las Delicias. ¿Qué te parece la idea de Álvaro Perdices y Andrés Sanz? 
  • Visita Esto no es un blog, de la página de José Ovejero. Allí encontrarás muchas entradas y artículos muy sugerentes. Elige uno de ellos y justifica tu elección. 
  • Busca información sobre Poesía Visual o visita esta página: https://pvenelauladefilosofia.jimdo.com/ En ella encontrarás un archivo con EL POEMA VISUAL DE LA SEMANA. Si eres docente, puedes plantear una exposición sobre Poesía Visual a partir de los materiales que encontrarás en dicha página (pincha aquí). Existe incluso un modesto juego para realizar con el alumnado que visite la exposición.
  • Visita la página oficial del Museo Nacional del Prado. Y explora su Colección (pincha aquí) de Artistas Destacados. Elige tres obras de tres pintores distintos que te hayan impresionado. Haz la siguiente actividad con alguno de ellos: 
  • Pincha en Mi Prado (o aquí). En la zona de Recorridos Recomendados verás que aparecen los de Radio 3, que enlazan esos recorridos con música. Haz algo parecido: Elige tres cuadros y ponle música. Justifica tu elección.
  • En Mi Prado puedes confeccionar tu propio recorrido y publicarlo en esa misma página. Intentad en grupos amplios (de 8 a 10 personas) haced vuestro propio recorrido. 
  • Deja en las redes sociales algún mensaje para conmemorar el bicentenario del Museo Nacional del Prado. Usa los siguientes #Prado200 #BicentenarioPrado.
  • Si quieres, deja un comentario a esta entrada.  

Comentarios