LIBRE


Libre para nacer sin elegir el día

libre para besar sin saber el por qué esta boca y no otra

libre para engendrar y concebir lo que ha de traicionarte

libre para pedir lo que después te será inútil

libre para buscar lo que mañana ya no tendrá significado

libre para morir sin elegir el día

libre para pudrirte sin escoger el sitio

libre para volver al polvo sin memoria

libre para seguir el rumbo de la raíz pequeña

libre para mirar al sol que no te mira

Libre para nacer sin elegir el día

DATOS DE LA POETA Josefina Plá (Fuerteventura, España, 1909 - Asunción, Paraguay, 1999) Escritora y artista paraguaya de origen español, considerada una de las principales representantes de la Generación del 40 y una de las precursoras del feminismo en el Paraguay. Josefina Plá fue una autora prolífica: más de sesenta libros publicados, entre ellos varias investigaciones únicas en su género; cerca de treinta obras de teatro; veinte poemarios, entre ellos El premio de los sueños (1934), La raíz y la aurora (1960) y Rostros en el agua (1963); centenares de cuentos breves entre los que destaca La mano en la tierra (1963), su relato más conocido internacionalmente.
Un itinerario poético de su trayectoria, podéis conocerlo pinchando aquí.
COMENTARIO: La libertad es uno de los conceptos claves al que todos nos enfrentamos. Y como triste profesor de filosofía uno tiende siempre a explicarla volviendo a la Historia de la Filosofía. A mí, particularmente, me gusta acordarme de Spinoza, por ejemplo. En su Ética, nos recuerda que, “cuanto más nos esforzamos en vivir según la guía de la razón, tanto más nos esforzamos en no depender de la esperanza, librarnos del miedo, tener el mayor imperio posible sobre la fortuna y dirigir nuestras acciones conforme al seguro consejo de la razón”. Y ya descansamos tranquilos: la razón nos hará libres.
Pero después, porque uno no es solamente un triste profesor de filosofía, lee el poema de Josefina Plá y le vuelven las dudas (algo muy común entre los profesores de filosofía y otros tantos, por cierto). ¿Hasta qué punto somos libres? Porque puede que nos ocurra lo que nos cuenta esta poeta guaraní. Somos libres pero no elegimos el día para nacer, ni el momento, ni la familia, ni las circunstancias que tanto determinarán nuestra existencia. Somos libres para enamorarnos (besar esa boca y no otra), pero como contaba Milan Kundera, con 7 casualidades se explican todos los enamoramientos, y resulta paradójico que muchísimas parejas besen, completamente enamoradas, al vecino que vive dos calles más abajo, que nació con dos o tres años de diferencia, y que obviamente es la media naranja que nos estaba destinado desde el inicio de los tiempos. Somos libres para ir a Zara o a Mango (libre para pedir lo que luego te será inútil), a un chino o a un japonés, libres para ser del Sevilla o del Betis, libres para que se siga manteniendo el status quo. Y no nos metemos en la traición de lo que concebimos, porque no podríamos seguir con el resto de versos... 
En fin, que la libertad es un consuelo, si la usamos mediante la razón, nos libraremos del miedo y la suerte nada podrá hacernos porque lo tendremos todo controlado, more geometrico, nos explica el pensador. Pero viene esta mujer excepcional y, y nos advierte de que somos libres para buscar lo que mañana ya no tendrá significado. Y esto sí que es una experiencia común. ¿Cuántas veces lo que nos parecía que iba dar sentido a nuestra vida, por lo que tanto hemos luchado, y tanto nos ha costado, acabó por convertirse en un monótono instante cada vez más lacerante? Es cierto, no obstante, que en el poema de Plá hay algunas cosas que sí podemos cambiar: el sitio para pudrirnos, por ejemplo, o el modo de ser olvido. Pero lo que no podemos cambiar es el tono del poema, una vez que lo lees, su lucidez te convence más que cualquier tratado teológico-político. Supongo que el acierto del poema está en la estructura y en la anáfora que no deja títere con cabeza. Aunque, ay, otro pensador como Séneca sí puede enmendarle un verso a Plá. El momento de morir sí podemos elegirlo. Ahí sí que somos libres, aunque la victoria es pírrica. En cualquier caso, el poema de esta semana creo que merece retenerse en la memoria ante tanta falsedad sobre nuestra oronda libertad consumista. 

ACTIVIDADES:
  • Busca otros poemas de esta autora que te llamen la atención y explica tu elección.
  • Lee el cuento LA MANO EN LA TIERRA (pincha aquí). ¿puedes ponerlo en relación con el poema de esta semana?
  • Lee el itinerario poético de su trayectoria (pinchando aquí), ¿puedes poner en relación lo que se cuenta en esa semblanza con el poema LIBRE?
  • Pincha aquí para realizar una actividad sobre la libertad en sentido filosófico.
  • More geometrico, status quo, hay infinidad de expresiones latinas que podemos usar en nuestro lenguaje cotidiano. Busca al menos 5 y elabora un texto con ellas. Visita la biblioteca del centro, seguro que tienen algún ejemplar del Diccionario de Expresiones y Frases Latinas de Víctor-José Herrero LLorente o pincha aquí (aunque no es lo mismo). Haz que tu texto sea sugerente, llamativo, irónico o irreverente. No te conformes con cualquier cosa.
  • Deja tu texto anterior en la zona de Comentarios de esta entrada. O haz un comentario de otro tipo, para hablar del poema, de Josefina Plá, del feminismo, del olvido, de lo que te parezca. Sé libre y deja un comentario. 

Comentarios

  1. Como asidua lectora de este blog, que es un regalo esperado para cada domingo, me estoy ya acostumbrando también a los comentarios y esta vez los echo en falta.
    No quisiera ser imprudente pero me encantaría dejar dicho que lo que hace este “triste profesor” como el se autodenomina, es un acto tremendo de generosidad. Compartir con nosotros tantos conocimientos y mostrarnos tantas puertas en las que explorar....A mi personalmente me encanta y me está descubriendo un montón de cosas. Mil gracias.

    Esta semana nos habla de la Libertad, que susto y que búsqueda tan difícil.
    Mi modesta aportación fruto del placer que me produce jugar con las palabras.

    ¿Soy libre?
    Libre de entregar mi tiempo a tu idea,
    libre de disfrutar con otra palabra
    y de sonreir aunque a veces me duela.

    Libre para ofrecerte un hueco en mi mesa
    y para despedirte si así lo deseas.

    Libre para mentir porque la verdad quema.
    Y libre para sentir más allá de tu pena.

    ¿Libre? Pero Libertad de jaula pequeña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Puri, por tus palabras. En esto de lo blogs, ya se sabe, pueden pasar muchos lectores, y eso me dice cada semana las estadísticas, pero es más difícil comentar. De todas maneras, las hay fieles y que con sus aportaciones lo enriquecen y mucho, como sabemos todos. Espero que ya llegarán en lo que queda de semana o en lo sucesivo. Yo también los echo de menos...

      En cuanto a tu entrega, me parece muy interesante y me emociona lo que has escrito. Cuando uno escribe, eso sí, se expone a que el lector lo lea como le dé la gana. Yo en este caso descubro a una mujer que es más libre de lo que supone. O por decirlo de otra manera, que no es consciente de que su jaula no tiene las dimensiones que ella le atribuye. Le falta perspectiva, con todos los respetos. Pero reitero mi punto de vista, porque la persona que ofrece, que sabe escuchar, que está siempre atenta y además lo hace con una sonrisa, aunque a veces le duela, es más libre de lo que parece.
      (Por cierto, dicho al final y entre paréntesis, si en algunos versos aludes a mí, pienso ocupar por un rato ese hueco que ofreces, aunque la despedida tendrás que postergarla, ya te cuento, fuera del paréntesis y en persona).

      Eliminar
  2. Nunca es mala idea cuando..., cuando sea, ir al Diccionario. Hoy tuve una paradita que no esperaba y, hallándome, de alguna manera y por circunstancias que no vienen al caso, impactada por lo que me rodeaba, busqué amparo y estímulo en mi cabeza para mitigar mi relativo abatimiento por aquellas circunstancias referidas. No llevaba el móvil encima, no creo que tampoco lo hubiera usado como tabla de flotación, en esa situación me parece siempre indecoroso, y miré alrededor mío, ni uno, no avisté ni un solo libro apetecible. Me levanté y busqué desde más altura y... lo cogí, un diccionario de lengua española. Mi primera búsqueda, AGUA, y no fue poco el provecho potencial hallado, los peques andan ahora con ese tema... Mi segunda palabra, LIBERTAD, no sé si sería buscando luz para esto que ahora hago. Y surgió el apunte a su publicación que intentaré comentar a continuación.

    libertad.

    (Del lat. libertas, -ātis).

    1. f. Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.
    ( Primera acepción)

    Posibilidad de hacer o no hacer
    Y
    En caso de decidir hacer, poder hacerlo como uno quiera

    ES GRANDE!!

    A continuación, dos referencias ilustrativas a mi entender de ambas manifestaciones de la libertad.
    La primera, literaria, Bartleby de Melville y su rotundo " preferiría no hacerlo".
    . Al principio, Bartleby se muestra como un empleado ejemplar. Sin embargo, cuando el narrador le pide que examine con él un documento, Bartleby contesta: «Preferiría no hacerlo» (I would prefer not to, en el original) y no lleva a cabo la solicitud. A partir de entonces, a cada nuevo requerimiento de su patrón, contesta únicamente esta frase, aunque continúa trabajando en sus tareas habituales con la misma eficiencia. El narrador descubre que Bartleby no abandona nunca la oficina y que parece que se ha quedado a vivir allí. Al día siguiente, le hace algunas preguntas, pero Bartleby responde siempre con la misma frase. Poco después, Bartleby decide no escribir más, por lo que es despedido. Pero se niega a irse de la oficina.[6]​

    La segunda, epistolar, que ilustraría la otra opción de ejercer esa libertad actuando y como tú quieras. Una carta que envió Sol Lewitt a Eva Hesse.
    "martes, 21 de diciembre de 2010
    SIMPLEMENTE HAZ
    «Querida Eva: aprende a decirle al mundo «jódete» de vez en cuando. Tienes todo el derecho. Simplemente para de preocuparte, de pensar, de mirar a tus espaldas, de preguntarte, dudar, temer, sufrir, buscar la salida de emergencia, luchar, aferrarte, confundirte, rascarte, murmurar, trastabillar, tartamudear, tropezar, resbalar, gruñir, lamentar, hacer trampas, revolver, insultar, criticar, aullar, sacudir, calcular, gemir, afilar, desollar, mesarte los cabellos, despiojarte, mearte, hurgarte la nariz, apretar el culo, meter el dedo en el ojo, señalar, escabullirte, aburrirte de esperar, dar pequeños pasos, mirar mal, rascarte la espalda, perseguir, colgar de tu percha, calumniar y roerte, roerte, roerte por dentro. ¡Para ya y simplemente HAZ!».
    (...)
    "...no eres responsable del mundo, sólo eres responsable de tu obra, así que ACTÚA. Y no creas que tu obra ha de adaptarse a ninguna forma, idea o gusto preconcebidos. Puede ser lo que tú quieras..."
    "...Esa sensación de que puedo proponerme algo mejor que la mierda que acabo de hacer. Tal vez tú necesites sufrir tu angustia para todo lo que consigues. Y tal vez esto te invite a mejorar. Pero ya sé que es muy doloroso. Sería mejor que tuvieras la confianza suficiente para hacer tu trabajo sin pararte siquiera a pensarlo.(...) Cuando haces algo, hecho está y se acabó. Al cabo de un tiempo puedes ver que unas obras son mejores que otras, pero también verás la dirección que estás tomando..."


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que Puri se haya acostumbrado a esperar, como yo mismo y mis alumnos, los comentarios que usted deja a menudo. Es como esperar que amanezca o volver a ver el mar. Puede que no ocurra y uno tiene siempre miedo a que ocurra, pero cuando llega, ¡qué alegría abrir la ventana y tener delante un nuevo día, la salitre en tu piel y el comentario preciso en el momento adecuado!
      El de esta semana sube el listón muchísimo, el tuyo y el de Puri, y eso hace que esta experiencia que tiene mucho que ver con mi forma de ser libre, tenga más sentido que nunca. Sois geniales. Y creo que deberíamos quedar un día a tomar unas cañas, vernos amanecer junto al mar y hablar de poesía... O quizás no. Es mejor mantener este tipo de relación, yo desde luego os defraudaría en vivo y en directo. Soy mejor persona tecleando con mis cuatro dedos.
      Gracias y seguimos.

      Eliminar
    2. Jajajajaja. Sí, dejémoslo estar, profesor, mejor será, yo como usted también doy por hecho que en ese hipotético caso ni la cerveza estaría lo bastante fria, las nubes empañarían el milagro diario y, por supuesto, no seríamos capaces de recordar ni un solo verso. Y entiendo que un triste profesor y dos patéticas maestras pudieran resultar excesivo hasta para un sitio como este suyo, por mucho que baile usted como le de la gana, jajajajaja.

      Eliminar
  3. " Vengas cuando vengas", el Kanka.🎶🎶

    Ésta fue la seleccionada después de un largo recorrido por Agustín Calvo en voz de Amancio Prada, Miguel Hernández en voz de Serrat, Nino Bravo, Silvio Rodríguez...y tantos otros talentos, lástima de esos Chichos o Queen que no me cuadraron para la ocasión.

    menú

    Vengas Cuando Vengas
    El Kanka

    Vengas cuando vengas, deja atrás el peso
    Quema las maletas, tira tu champú
    Tengas lo que tengas, dame lo que quieras
    A plazos o en teras, como veas tu
    Hagas lo que hagas, hazlo porque quieres
    No pongo deberes y no paso lista
    Vistas como vistas, falda o pantalón
    No te me disfraces, para la ocasión

    No te quiero retener
    Si te da el punto, te vas
    Y aunque, me veas mirar
    Baila como tú quieras bailar

    Vengas cuando vengas, ve sin salvavidas
    Sin paracaidas y sin afeitar
    Digas lo que digas, dilo sin sedante
    Fuerte y al semblante,lo puedo encajar
    Haga lo que haga, que sea sincero
    Sin quizás sin pero y si abalistas
    Vistas como vistas, seda o algodón
    No te me disfraces para al ocasión

    No te quiero retener
    Si te da el punto te vas
    Y aunque me veas mirar
    Baila como tú quieras bailar

    Baila como quieras bailar, baila como quieras bailar
    Baila como quiera bailar
    Baila como tú quieras bailar
    (Baila baila oh oh bailaaaa baila)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La acabo de oír y pienso ponerla en muchas ocasiones. Gran tema y gran interpretación. La frescura, la naturalidad y la transparencia que desprende está acorde con el contenido. Por lo tanto, el círculo es perfecto.

      Eliminar
  4. Una buena lectora de este blog y colaboradora esporádica de altura, por cierto, consultó la duda que crea el poema de esta semana. Dejo aquí, en su nombre, la respuesta oficial:

    Estimada Sra. Reina:

    En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

    Como se indica en la entrada porqué del Diccionario panhispánico de dudas (2005), obra académica disponible en nuestra página web, porqué es un sustantivo masculino que significa ‘causa o motivo’. Se usa precedido de determinante y su plural es porqués:

    «No entiendo el porqué de esas letanías» (Nieva Zorra [Esp. 1988]).
    «La lucidez de su mente no alcanzaba a comprender los porqués de su hijastro» (Elizondo Setenta [Méx. 1987]).

    No debe confundirse con por qué, combinación de la preposición por y el pronombre o adjetivo interrogativo o exclamativo qué:
    «¿Por qué me has hecho eso?» (GaMorales Lógica [Esp. 1990]).
    «Aún no sé por qué razón he venido» (Volpi Klingsor [Méx. 1999]).
    «—¡Que por qué! —exclamó» (RRosa Sebastián [Guat. 1994]).

    En el español actual, se recomienda no anteponer en estos casos el artículo el.
    Así pues, de acuerdo con el uso general actual, en el ejemplo que usted somete a nuestra consideración, con la secuencia «preposición + interrogativo», esta no debería ir precedida del artículo: libre para besar sin saber por qué esta boca y no otra. No cabe aquí el uso del sustantivo porqué Älibre para besar sin saber el porqué esta boca y no otra, como no cabría el del sustantivo razón: Älibre para besar sin saber la razón esta boca y no otra. No obstante, dada la trayectoria vital de la autora de este texto, cabe considerar lo que se explica en el párrafo 43.3p de la Nueva gramática de la lengua española (RAE y ASALE, 2009):

    43.3p El artículo el que precede a las subordinadas sustantivas no se extiende a las interrogativas indirectas (*No sé el quién llamó). Sin embargo, se observa en algunas áreas del español americano (sobre todo en la andina y la chilena, pero también en otras) cierta tendencia a anteponerlo a las interrogativas indirectas encabezadas con por qué o para qué, como en Nunca entendí el por qué no quería renunciar a su trabajo, o en los textos siguientes:
    Este conocimiento explica el por qué los incas, en el entrenamiento de sus guerreros, proporcionan a estos, raciones de maca (Antúnez, Dieta); Ellos conocen el campo, pero no saben bien el por qué trabajan de ese modo y no de otro (Hoy [Chile] 1/2/1978).

    Esta pauta se registra en textos españoles del siglo XIX: Sus compañeras trataron de hacerla cantar el para qué la había llamado don Carlos (Galdós, Misericordia). Se prefieren hoy las variantes sin artículo: Nunca entendí por qué no quería… ; Este conocimiento explica por qué… , etc. Este uso es distinto del empleo del sustantivo porqué (‘ razón, causa’ ), que introduce una estructura nominal: Era difícil entender la razón de tanta inquina, el porqué de ese tono hostil (Collyer, Habitante).

    Reciba un cordial saludo.
    __________
    Departamento de «Español al día»
    Real Academia Española

    ResponderEliminar
  5. Gracias por descubrirnos el poema. Los análisis que hacéis me llevan de nuevo a bachillerato, despiertan en mi esos sentimiento dormidos hacia la asignatura de filosofía que tanto me gustaba en aquella época. Es un placer leeros a todos. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Esa es la pregunta clave, ¿soy, o, somos, realmente libres?
    No, la respuesta es que no lo somos en realidad, en muchos ámbitos no lo somos. Somos a veces como aves que se creen libres, pero en realidad están atrapadas mediante hierros en una pequeña jaula. Eso, no es libertad, eso, son mentiras que a veces son tan creíbles que parecen reales. Libertad es elegir lo que queremos ser, quiénes queremos ser, de quien nos enamoramos. Eso, es libertad.
    Me encanta el poema de Josefina Plá, nos hace pensar lo que en realidad es la LIBERTAD. Debemos disfrutar la vida siendo Libres, sino, no la estamos disfrutando al completo, siendo nosotros mismos. Debemos ser libres para ser todo lo que queremos ser, sin tener un gran límite en nuestra cabeza sobre hasta donde podemos llegar a querer algo y a conseguirlo. Libertad es la palabra que necesitamos todos para vivir.

    ResponderEliminar
  7. ¿Soy realmente libre? Es una pregunta que se hacen muchas personas y todas con respuestas diferentes, pero, ¿cual es la correcta?
    Cada persona tiene su respuesta pero la mía es esta:
    Una persona que sea libre o que se sienta libre es alguien a quien no le importa los comentarios de los demás personas de su alrededor al preguntar o responder de forma diferente o que no es la habitual respuesta, de este modo nuestra sociedad sólo tiene una respuesta a todas las preguntas, la general de todos, pero las personas que son realmente libres elaboran respuestas diferentes a la de la sociedad que no sea la general. Otra característica de las personas que son de verdad libres es el aspecto interior o exterior, el echo que lleve diferente indumentaria son verdaderamente libres porque visten como quieren o se expresan como quieren con sus palabras, con sus gestos, son verdaderamente propios de estas personas.
    En resumen las personas libres son los que no tienen miedo a los comentarios de loa demás, personas diferentes por una idea o por cualquier cosa, las personas que se guardan estas respuestas, preguntas, comentarios, gustos, ... Son las personas de la sociedad general que no son libres por miedo a ser diferentes

    ResponderEliminar
  8. Paula Almansa Gutiérrez 3ºESO-A27 de mayo de 2018, 8:52

    Hay muchas personas que piensan que son libres. pero, ¿lo son en realidad?.
    A veces, en muchas ocasiones, muchísimas pensamos que la libertad es salir cuando quieras con tus amigos sin hacerte caso de nadie, estudiar cuando quieras, ver la tele cuando quiera., Pero en realidad estamos acostumbrados a llevar la ropa que todos lleven (la moda), a hacer lo que los famosos hagan, e incluso a veces hacemos cosas que no están bien.
    Y hoy en día hay muy pocas personas que se guíen por sus ideas y desde mi punto de vista no podemos hacer lo que queramos y cuando queramos, sino que hay que seguir unas pautas y buscar el bien entre todos y tenemos que rodearnos de personas que nos quieran y nos ayude de verdad, enamorarnos de quien queramos y sin importarnos la opinión de los demás por que a veces por hacerte caso de la gente sales perdiendo y luego te arrepientes.
    No todo el mundo que parece querer lo mejor para ti, lo quiere de verdad.

    ResponderEliminar
  9. María Jiménez Tinoco 3ºESO-A27 de mayo de 2018, 9:56

    Esta pregunta para muchos la respuesta será diferente.Cada persona tiene un concepto distinto de libertad. La libertad es el resultado de nuestro pasado, libertad no significa hacer lo que se quiere, significa no estar condicionado. Tenemos capacidad de elegir, pero a veces genera riesgo y nos hace sentir miedo. A medida que avanzamos se hace más compleja la situación. Por lo tanto, pienso que nunca conseguiremos ser totalmente libres, ya que las personas nos vemos influidas por lo que ocurre en el entorno. No deberíamos dejar que eso nos influya, somos diferentes y eso es lo que nos hace especial, no en todas las cosas podremos ser libres, pero sí elegir.

    ResponderEliminar
  10. Julia Gallardo Garabito. 3º ESO-A.27 de mayo de 2018, 10:18

    ¿Somos realmente libres?
    La libertad es una palabra idealizada. Es algo necesario en nuestra vida, que necesitamos para ser felices completamente. Pasamos gran parte de nuestra vida atados a unas normas y condiciones que cada día recortan nuestra libertad en mayor o menor grado. Así pues al preguntar si somos realmente libres, la respuesta dependerá de con quien comparas la libertad. Realmente la humanidad desde el comienzo ha luchado por la libertad y ésta se ha ido consiguiendo en la mayoría de los casos en nuestra sociedad y es ahora en nuestros días cuando realmente nos preguntamos si después de tantos siglos de lucha por la libertad, somos realmente libres o no, o si de nuevo esta sociedad está empezando a perder la libertad. Porque aparentemente si somos libres pero en realidad aunque no nos demos cuenta hacemos las mismas cosas que los demás.

    ResponderEliminar
  11. Cristina Franconetti Bocanegra 3 ESO A27 de mayo de 2018, 10:55

    Hay momentos que pienso ¿somos realmente libre? Y me respondo yo misma a esta pregunta y es que no.
    En esta sociedad tenemos unos "modelos claves" y por ejemplo hay personas que no pertenecen a estos "modelos claves" y se ven feas al ser diferentes a estos modelos y no se entersn de que la verdad es que son únicas para mí.
    Hoy en día hay picas personas que no sigan la moda por el simple hecho de que dirán el resto de personas y que pasa ¿qué por ti no miras ?
    Pienso que hay que hacer lo que a ti te apetezca respecto al amor, moda... y no dejarte llevar por esas malas palabras que digan la gente de ti. Quedate solo con las buenas palabras sobre ti y estarás más feliz.
    Para mi la libertad es un objeto que necesitamos para ser felices completamente y es necesario en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  12. En mi opinión todos los seres humanos somos libres de hacer lo que queramos ya que nadie va a estar en ese mismo instante para decirte que no pero luego vienen las consecuencias ya sean críticas, cárcel, multas, verguenza, muertes, sacrificios, ejecuciones, guerras, discusiones, etc. Es decir que si quieres robar, roba, si quieres mata, mata, si quieres insultar, insulta, si no quieres estudiar, no estudies, pero después al paso del tiempo todo se devuelve ya sea no poder tener trabajo para poder vivir, que te metan en la cárcel, que tengas que pagar tus propias fechorías, etc. Y en este mundo existe algo que son las normas, leyes, sociedad y obligaciones, y esto hace que no podamos ser libres ya que por una parte o por otra "te van a castigar". Y la respuesta es que no podemos ser realmente libres.

    ResponderEliminar
  13. Irene Cala 3ºESOA28 de mayo de 2018, 1:49

    Creo que todos somos libres aunque tengamos algunas impedimentos, que la sociedad ha avanzado lo suficiente y aunque no tengamos todas las decisiones en nuestra mano, somos por lo menos libres de tomar gran parte de decisiones.

    ResponderEliminar
  14. Lucia Sánchez 3ºESOA28 de mayo de 2018, 1:51

    La libertad la elegimos nosotros, nosotros decidimos como de libres queremos ser, por eso en mi opinión todos tenemos una total libertad en una sociedad como la nuestra, aunque no en todas, ya que el mundo avanza a distintas velocidades

    ResponderEliminar
  15. Francisco Javier Álvarez 3º ESO A28 de mayo de 2018, 2:01

    La pregunta que todos alguna vez nos hemos hecho es si somos o no libres. Desde mi punto de vista tú eliges tu propia libertad, eliges tus propias decisiones, pero no siempre tenemos las decisiones de nuestro lado.

    ResponderEliminar
  16. RUBÉN GARCÍA 3ºA28 de mayo de 2018, 2:04

    DESDE MI PUNTO DE VISTA ESTE POEMA REFLEJA, QUE AUNQUE CREAMOS SER DEL TODO LIBRES, HAY COSAS EN LA VIDA QUE NOS RESTAN PARTE DE NUESTRA PROPIA LIBERTAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mario Sánchez 3ºA28 de mayo de 2018, 9:34

      Todo el mundo tenemos derecho a ser libres, aunque pensemos que somos realmente libres, tendríamos que parar a pensar si hay algo o alguien que nos limita a hacer cosas, si ocurre ese caso has estado engañado toda tu vida.

      Eliminar
  17. Alumna del mejor profe de filosofía del mundo28 de mayo de 2018, 13:05

    La libertad es algo muy relativo. Yo pienso que la libertad no existe, nadie es libre de nada. Es cierto que no somos libres para escoger el día que nacemos, por ejemplo, pero ¿y de morir? ¿tampoco podemos decidir el día, el momento,el cómo...?
    Eso si se puede, pero claro, no sería de una forma natural.
    El ser humano actúa según las reglas y el que no las cumple sigue otras reglas. Nadie se escapa. Es imposible no seguir las normas.
    Ni siquiera somos libres en nuestro propio cuerpo como los actos reflejos o involuntarios, pestañear, respirar, el que se produzca algún fallo...
    Tampoco somos libres de controlar nuestros sentimientos. No podemos evitar reírnos, enfadarnos, llorar, ni podemos elegir de quién nos enamoramos.
    En conclusión, nadie es libre ni podrá serlo porque entonces el mundo sería un descontrol. No sabríamos los valores de la ética y la moral, ¿qué está bien o mal?, ¿qué es bueno o malo?, ¿qué es justo o injusto?
    Por eso, cuando pedimos libertad, ¿Qué es exactamente lo que pedimos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nota que tienes un buen profesor, desde luego, si terminas con una pregunta tu reflexión. Pues creo que en realidad si pedimos libertad es porque cometemos el error de pensar que depende de los demás. Según lo que me hacéis pensar yo diría que nada más lejos. En la balanza, en un platillo está la LIBERTAD, y en el otro, EL MIEDO y LA IGNORANCIA. Ni lo uno ni lo otro creo yo que se lo debamos achacar a nada ni nadie sino a nosotros mismos. Conclusión, a tu pregunta, pediríamos VALOR y SABIDURÍA. Y, aunque suene muy recurrente, y de veras que el que cada uno haga o deje de hacer lo que quiera al respecto me importa un bledo, allá ca uno, que sepáis que LEER MUCHO suma a la larga y paulatinamente VALOR Y SABIDURÍA.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. Sospecho que esa alumna con el mejor profesor de filosofía del mundo, solo ha conocido a uno, porque dejó pronto los estudios y ahora lo ha retomado con nocturnidad... Así que me ha sorprendido gratamente su comentario que habrá extrañado a propios y extraños, pero que a mí me confirma lo que sabía desde el primer día: si quiere, puede; pero querer le cuesta...
      Gracias por aceptar el reto.

      Eliminar
  18. Antonio López Marín 3º ESO A28 de mayo de 2018, 13:54

    ¿soy realmente libre? esa pregunta que mucha gente se pregunta y nadie responde con confianza.
    antes de preguntarnos si somos realmente libres, preguntémonos que es la libertad.
    para mi la libertad es ser uno mismo, sin influirse por nadie, vistiéndote como quieres, teniendo los gustos que quieres... La libertad no es si elegimos quien nos gusta o el dia de nuestra muerte, porque para mi en ese aspecto si somos libres. libre es ser tu mismo sin rectificar cosas en las que llevas razón y donde no dañas a nadie. libertad...

    ResponderEliminar
  19. Antonio Manuel Perez Duran29 de mayo de 2018, 6:57

    ¿Somos realmente libre?, ¿de verdad pensamos eso?, ¿tenemos libertad de vestir como queramos?, hasta qué punto, ¿quizás no vemos raro al que viste de una manera distinta a lo establecido por la sociedad?, eso para mí no es libertad, para mi seria libertad si yo quiero vestir de negro y que nadie me mire raro. Para mi libertad es expresar lo que me da la gana siempre que no le haga daño a nadie, que se castigue más a una persona por criticar a una monarquía, que a un político corrupto. Para mí no es libertad, como eso muchísimas cosas pienso que la libertad, es algo efímero algo que existe, pero no es del todo cierto, es la humilde opinión de un pobre alumno, para un pobre profesor saludos.
    Buen blog estaré más atento a él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, gracias por tu comentario. Por lo que se ve, además de triste soy pobre, lo primero se elige, lo segundo, para mí, es estructural. Así que puede que cambie esa condición en algún momento. No para yo ser rico, ya sabes lo que pienso del dinero, pero sí para que todos tengamos lo suficiente para vivir. Así, con justicia social real, tal vez, haya un hueco para alcanzar la libertad. Mientras esto no se produzca, la libertad será una línea muy delgada que se confunde, como tú dices, con el consumismo y con las reglas absurdas de una sociedad atrofiada por los tópicos más ramplones.
      En fin, gracias por participar y por darle un poco de color a los nocturnos, que también forman parte de nuestro centro y tienen voz y personalidad propia, como la tuya. ¡Viva el color negro, por cierto!

      Eliminar
  20. Virginia Girón Maza3 de junio de 2018, 12:54

    La libertad es una palabra llena de verdades y a la vez de mentiras, se puede resumir que la verdadera libertad no existe, es una mentira. Nacemos con unos cánones los cuales llevamos grabados a fuego durante toda nuestra vida, distintas a cada etapa de esta.
    Si naces niño, y quieres libertad de jugar con muñecas, serás juzgado, si eres chica, y te gusta jugar al fútbol con tus amigos, también serás juzgada.
    Pero no solo hay ejemplos de sexos, de conciencias también, la libertad es como un programa que debemos seguir todos, presumimos de libertad mientras somos juzgados por ejercerla, ¿Que sentido tiene eso?
    En otros ámbitos, sobre todo el actual, donde la tecnología domina claramente el sector de nuestro tiempo en general, debido a las "redes sociales" hay ciertas libertades que se exceden.
    La libertad de opinar hoy día se encuentra vigente, sí, más allá de ser juzgado por ella o no, puedes ejercerla, pero debemos seguir una estructura.
    No debemos dar opinión sobre x cosas de manera destructiva, sin aportar nada, simplemente por el hecho de desahogarnos, ejemplo de ello es Twitter, donde cualquier persona puede escribir una carta corta a su gusto, el 70% de las veces para el mal.
    En resumen, la libertad en si es real o no dependiendo de en qué ámbito estemos hablando, si hablamos de por ejemplo tecnología a ciertas personas se les da mucha, mientras en otros ámbitos de nuestra vida está bastante limitado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario