LÍNEAS DE FUGA


Huir lejos del odio y sus madrigueras

encendidos de pasión y búsquedas.

Huir por desesperaciones y refugios

con un equipaje de amor y desasosiego.

Huir hacia una hora sin puntos cardinales,

como equilibristas por el fino cordel de la cordura

o como mendigos que persiguen

un merecido corazón sobre la tierra.

Huir guiados por brújulas rotas.

Huir confiando en la fuga.

Huir para encontrarnos.



DATOS DEL AUTOR: David Eloy Rodríguez (Cáceres, 1976), es un activista de la literatura y la poesía. Escribe canciones, guiones de cómic y videopoemas con/para diversos creadores, y textos suyos han aparecido en publicaciones literarias, artísticas y de pensamiento.
Entre sus poemarios más destacados, podemos señalar: Para nombrar una ciudad (2010); Lo que iba diciendo (2012); Miedo de ser escarcha (2010 y 2012); Desórdenes (2014); La poesía vista desde el espacio (2014); y su último libro Escalones que descienden hacia arriba (2018).

 Es uno de los responsables de la pequeña aventura editorial independiente llamada “Libros de la herida”. Vinculado al colectivo “La Palabra Itinerante” desde 1996, realiza desde allí acción cultural y social, imparte talleres de creación y participa en iniciativas artísticas diversas. Podéis conocer más de sus actividades y sus escritos aquí:
https://sumalespanta.blogspot.com.es/
https://librosdelaherida.blogspot.com.es/

 COMENTARIO: Aprender a huir no es asunto baladí. Deberíamos tener cada uno de nosotros unas líneas de fuga preparadas para usarla en el preciso momento en el que el mundo nos amenaza y nos aprieta. Una línea de fuga que sea como un hueco de luz, como un eco de esperanza cuando las fuerzas fallen.
Sin embargo, no es fácil tampoco saber cuándo debemos huir, aunque sí de qué debemos hacerlo. Como en el caso del poeta extremeño, lo peor es dejarse atrapar por el odio, o por la locura cotidiana que teje con maestría su red invisible de monotonía y pequeños asuntos que nos quitan aliento y vida, convirtiendo cada día en un sinsentido más. En vida inauténtica y pequeña.

Debemos ser como ese mendigo del que habla el poema. Encontrar un corazón acogedor, cercano tal vez, que nos ofrezca reposo y consuelo, que nos sustente como una mano amiga y amable. Porque no es un mal fario que estén las "brújulas rotas", sino todo lo contrario: a veces no saber dónde queda el norte, impuesto, impostado, nos da la oportunidad de apuntar a otro modo de vivir, más sincero y justo con nosotros mismos y con la realidad que nos rodea.

Seamos pues capaces de huir incluso de nosotros mismos o de todo lo que nos hace ser peores personas de lo que somos. Es la única manera de volver a encontrarnos con ellos, con los que sí merecen la pena tener cerca. Sospecho que estos sí aprendieron a huir del odio hace mucho tiempo. Salgamos corriendo a su encuentro, antes de que sea tarde. (Por cierto, y entre paréntesis, un apunte cinéfilo: ayer en la sesión de las 22:00 horas vimos en familia CAMPEONES, ¡qué gran lección sobre el deporte y la vida!; el cine es otra forma de huir del ruido, del odio que se crea en el deporte y luego llega a la vida...).


ACTIVIDADES:

  • Intenta realizar la siguiente actividad de Creatividad Literaria inspirado en el poema de esta semana (pincha aquí).

  • Os dejo un audio con otro poema recitado por el propio autor:


Elige un poema de este blog y crea tu propio audio. Envíalo a filosofía.pintado@gmail.com y lo subiré en la entrada correspondiente.
  • Intenta realizar un videopoema con LÍNEAS DE FUGA. Súbelo a YouTube y compártelo con el resto del mundo, valdrá la pena.
  • Deja, si quieres, un comentario sobre el poema de esta semana.

Comentarios

  1. Magnífico el poema y tu comentario ,como siempre acertado y diría que hasta necesario para los que te esperamos cada semana.
    Qué maravilloso trabajo haces acercándonos,guiándonos por el sendero de los versos y proponiendo maneras atractivas ,innovadoras y dinámicas de acercar al alumnado al mundo poético.
    Enhorabuena Antonio y muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Encarni, por leerlo y por tus palabras. Si os sirve para algo, en el aula o fuera de ella, como docente o para cualquier otro ámbito, yo me siento pagado y mi esfuerzo vale la pena. Aunque algún día tendré que decir basta. Son 252 entradas y creo que en cualquier momento repito un poema. Esa será la señal para abandonar. Saludos y un abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. Huir, evadirse...a veces, es tan necesario!! Yo lo hago cuando leo lo que nos propones y siempre consigo aislarme de lo que estoy haciendo y me traslada lo que leo...gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eva, si este blog consigue ese efecto en ti, entonces me haces menos triste. No sé quién eres ni desde cuándo lees este espacio semanal, pero lo tendré muy presente, aunque muchas veces los poemas también sirven para darnos de bruces con la realidad. Tanto es así, que lo uso como terapia, así me ahorro el psicólogo o el psiquiatra. En cualquier caso, creo que la poesía nos sirve para huir y para encontrarnos, para ser mejores y para afrontar las adversidades. Gracias por tu comentario y por estar ahí. Das sentido al esfuerzo realizado.

      Eliminar
  3. "(...)hay que admitir que una ficción no es esta realidad en la que estamos inmersos, sino una ilusión que a fuerza de fantasía y de palabras se emancipa de ella para construir una realidad paralela. Un mundo que, aunque erigido con materiales que proceden todos del mundo histórico, lo rechaza radicalmente, enfrentándose un persuasivo espejismo en el que el novelista ha volcado su ira y su nostalgia, su quimera de una vida distinta, desatada de las horcas caudinas de la muerte y del tiempo. Una novela lograda nos recuerda que la realidad en la que estamos es insuficiente, que somos más pobres que aquello que soñamos e inventamos.(...) La verdadera realidad, el mundo en el que vivimos, a nosotros tampoco nos gustan ni nos bastan y nada mejor para descubrirlo, y acrecentar nuestra inconformidad, que las utopías narrativas. (...)una novela puede traicionar la realidad que conocemos embelleciendo algunos de sus aspectos y ennegreciendo otros...Ese espejismo nos enriquece pues aumenta nuestras vidas y haciéndolas soñar...empobrece la vida que vivimos y nos enemista con ella. Sin esa enemistad que agudiza nuestras antenas hacia los defectos y miserias de la vida, no habría progreso y la realidad sería...un hermoso paisaje inmóvil.(...)este perseverante lector no había escrito sino cartas hasta que, a los cincuenta y ocho años de edad, cogió de pronto la pluma para garabatear en pocos meses una obra maestra. ¿Cómo fue posible? ¿Debido a que este aristócrata que no sabía vivir en el mundo que le tocó sabía, en cambio, soñar con fuerza sobrehumana?"

    Este texto recién copiado es parte de uno titulado Mentira de Príncipe, prólogo escrito por Vargas Llosa a El Gatopardo de Lampedusa.

    No sé si como yo ven la relación con todo esto de la huida de la realidad. En la parte escogida no sólo se expresa la evasión del lector sino, en los últimos renglones, la del escritor en el acto de escribir y crear de algún modo ese mundo paralelo. Cómo fue posible se pregunta Mario V. LL., pues quizás porque sean directamente proporcionales la angustia vital del sujeto y la capacidad o necesidad de soñar sobrehumanamente. Unos leemos, otros con más talento escriben. Todos fugados, jajajajaja.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lección magistral de Vargas Llosa y de usted, por traerlo hasta aquí. Lección magistral porque usted responde a las dudas que plantea en ese prólogo y lo pone en relación con el poema. De todas formas, aunque hablemos de mundos paralelos, de huida de la realidad, de sueños o evasión, bajo mi punto de vista, esto no debe ser óbice para defender que ese mundo aparte es, al contrario de lo quecse cree, un mundo real y posible, acaso más verdadero incluso. Pero para eso tendríamos que hablar largo y tendido y sin cortapisas temporales y si pudiera ser, acompañado de un tentempié con zumo de cebada, por ejemplo. Lo que sí estoy de acuerdo es que ambos, lector y escritor, tienen la misma condición para enfrentar la misma necesidad angustiosa que supone vivir. Pero, por la parte que me toca, pienso que es más inteligente el primero que el segundo, porque el lector descubre en laspalabras más vida que la que ha creído engendrar el escritor (v.g. el tachismo). Saludos más que cordiales de mi parte. Y gracias por sus contribuciones al blog, son rayitos de mayo en esta primavera titubeante.

      Eliminar
  4. Huir lejos del terror y sus máscaras
    encendidos de valor y osadía
    Huir por miedo y desolación
    con un equipaje de miradas y abrazos
    Huir hacia una hora sin toques de queda
    como equilibristas por el alambre cruel de la frontera
    o como los locos que persiguen
    un merecido descanso sobre la arena
    Huir guiados por sueños rotos
    Huir confiando en la fuga.
    Huir para vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puri, me ha encantado. Es un tema que no deberíamos abandonar. Es más, creo necesario hacer referencia continua en las aulas a la situación de inmigrantes, de los refugiados, de los parias de la tierra al fin al cabo.
      Gracias por compartir tu "ejercicio" con nosotros. Yo lo he presentado en HLD, en 1º de la ESO, por ahora, aunque sé que la mayoría lo terminó en clase, he podido subir dos poemas. Uno de ello, el de Andrea, acaba curiosamente como el tuyo. Pero el sentido era bien distinto.
      Con este comentario, mi blog cobra sentido. Te estoy muy agradecido por tu entrega y generosidad.

      Eliminar
  5. La canción, QUIÉN ME HA ROBADO EL MES DE ABRIL, Sabina.

    Donde no hay consuelo ni ascensor
    El desamparo y la humedad
    Comparten colchón
    Y cuando por la calle pasa
    La vida como un huracán
    El hombre del traje gris
    Saca un sucio calendario del bolsillo
    Y grita
    Quién me ha robado el mes de abril
    Cómo pudo sucederme a mí
    Quién me ha robado el mes de abril
    Lo guardaba en el cajón
    Donde guardo el corazón
    La chica de bup casi todas
    Las asignaturas suspendió
    El curso que preñada
    Aquel chaval la dejó
    Y cuando en la pizarra pasa
    Lista el profe de latín
    Lágrimas de desamor
    Ruedan por las páginas de un bloc
    Y en el escribe
    Quién me ha robado el mes de abril
    Cómo pudo sucederme a mí
    Pero, quién me ha robado el mes de abril
    Lo guardaba en el cajón
    Donde guardo el corazón
    El marido de mi madre
    En el último tren se marchó
    Con una peluquera
    Veinte años menor
    Y cuando exhiben esas risas
    De instamatic en parís
    Derrotada en el sillón
    Se marchita viendo falconcrest
    Mi vieja, y piensa,
    Quién me ha robado el mes de abril
    Cómo pudo sucederme a mí
    Quién me ha robado el mes de abril
    Lo guardaba en el cajón
    Donde guardo el corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre Sabina, por supuesto. Pero a mí me parece más apropiado, por esta vez, IR, de Marlango.
      https://youtu.be/EsjjxSmfTIY

      Ir
      Caer muy lento
      Ir
      Salir corriendo
      Y girar sin peso, a quemar las cuerdas voy
      Sin el miedo a perderme
      Sin memoria no dolor y sentirse instante,
      Soy solo parte del momento
      Ir
      Dejarse abandonar
      Ir
      Caer sin golpear
      Sin tener que respirar
      Sin cansarse ni pensar
      Que al final empieza todo
      Y trepar cayendo, voy cada dia un poco mas
      Si al final empieza todo
      Saltar despacio, flotar en nada
      Saltar despacio, flotar
      Ir, girar sin peso
      a quemar las cuerdas voy
      Sin el miedo a golpearme
      Sin memoria no dolor y sentirse instante,
      Soy solo parte del momento
      Saltar despacio, flotar en nada
      Saltar despacio, flotar …..

      Eliminar

Publicar un comentario